Crítica de Piratas del Caribe 2

 
"

No le darán ningún premio importante y, seguramente, no pasará a las antologías de la historia del cine, pero los cinco euros invertidos en taquilla están bien, pero que muy bien gastados."



Más criticas de Piratas del Caribe 2



Jesus Lens por Jesus Lens
RSS: suscribir a RSS



cartel de Piratas del Caribe 2
ver cartel

Director: Gore Verbinski
Estreno: 2006-08-11
Genero: Acción



Una película que incluye en su metraje barcos, mar, aventuras, piratas y el célebre “Ron, ron, ron la botella del ron”, además de a los quince hombres sobre el cofre del muerto siempre contará, por supuesto, con mi más sincera y entusiasta simpatía. Es decir que, al entrar a ver las nuevas aventuras del Capitán Sparrow y sus muchachos, Sacai y yo íbamos alegres, optimistas y divertidos.

La parafernalia previa a este tipo de cine aconseja pertrecharse, como hacen los críos, de palomitas, patatas y refrescos, que no todos los días se tiene la oportunidad de rejuvenecer durante dos horas y media, tal y como ocurre durante el tiempo que dura el metraje de una película de género que, sin embargo, rompe con muchos de los tópicos típicos del cine de aventuras.

Los personajes, por ejemplo. Todo es paródico en estos piratas del Caribe. Cada pose imponente de alguno de los protagonistas va inmediatamente seguida de una pequeña humillación para su ego: un golpe, una caída, un trompazo. Las peleas a espada son cualquier cosa menos heroicas, las fugas son rocambolescas y, a veces, da la sensación de que los Hermanos Marx van a salir de alguno de los camarotes de la Perla Negra.

Y es lo que tienen estos “Piratas del Caribe II”, que son un cartoon, con su ritmo acelerado, su comicidad gestual, sus persecuciones, sus gags y todo su aparejo. Es como una película de dibujos animados... pero a lo grande. A lo bestia. Porque los productores no han reparado en gastos para conseguir unos fastuosos decorados, una perfecta ambientación y, sobre todo, unos espectaculares efectos especiales. Así, la aparición del Holandés Errante y, sobre todo, la del Kraken y sus siniestros tentáculos resultan absolutamente espectaculares.

Reconozco que, teniendo bastante olvidada la primera parte, había momentos en que argumentalmente me perdía, sin saber quién era quién y por qué, de repente, había risas que celebraban chistes para iniciados. Y es que esta franquicia de Sparrow cuenta con rendidos fans que han visto la primera parte más de tres y cuatro veces, fans que volverán al cine en los próximos días para deleitarse con el derroche de imaginación de esta segunda parte y que, cuando apareció el The end en pantalla, empezaron a (des)contar los días que aún faltan para el estreno de la tercera película de la saga, ya rodada y anunciada para la primavera del año que viene.

Estamos ante una película sin ninguna pretensión de trascendencia que, sin embargo, resulta refrescante y estimulante, ágil y divertida. Una de esas películas de verano que te reconcilian con el mar, el viento, las aventuras y los recuerdos de infancia; que se ve con alegría, se disfruta con agrado y te hace pasar un rato delicioso.

A los “Piratas del caribe II” no le darán ningún premio importante y, seguramente, no pasará a las antologías de la historia del cine. A buen seguro, amasará una fortuna en taquilla y, quizá, hará que algún chaval descubra a Robert Louis Stevenson, pero en cualquier caso, los cinco euros invertidos en taquilla están bien, pero que muy bien gastados.

PD.- Conviene no dejar de fijarse en esa singular bruja amante del vudú. Un maravilloso personaje secundario al que, ojalá, en la tercera parte le den más protagonismo. Se lo merece.

Critica de "Piratas del Caribe 2" publicada el 2006-08-12
Más críticas de Jesus Lens