Crítica de La brújula dorada

 
"

Estoy seguro de que en el paso de la página a la pantalla se pierde bastante sustancia pero, aún así, la película es entretenida y emocionante, capaz de transportar al espectador a un mundo paralelo."



Más criticas de La brújula dorada



Heitor Pan por Heitor Pan
RSS: suscribir a RSS



cartel de La brújula dorada
ver cartel

Director: Chris Weisz
Estreno: 2007-12-05
Genero: Ciencia Ficción



Pues sí, parece que han puesto en Hollywood a algún becario eficiente a buscar sagas literarias infantiles para adaptar a la gran pantalla y están saliendo como churros. Teníamos hasta ahora a Harry Potter, “Los seis signos de la luz”, “Las crónicas de Narnia” y alguna más que seguramente me olvide y de repente nos llega “La brújula dorada”, basada en la saga “La materia oscura” de Phillip Pullman. Además el paquete nos llega con polémica incluida después de que la Iglesia Católica más rancia y conservadora gritase a los cuatro vientos que esta historia es una herejía así de grande, lo que generó en mí una curiosidad adicional.

El punto de partida tiene bastantes puntos en común com muchos de estos libros juveniles. Una protagonista pre-adolescente que vive en un universo paralelo al nuestro, donde los seres humanos van acompañados por animales parlantes, portadores del alma del dueño, tiene que enfrentarse a una malévola institución que intenta ocultar al mundo la verdad científica para poder dominar sin problemas la razón de la gente. Así, se ve envuelta en una aventura que la sacará de su gris vida hacia otros territorios y mundos y que le llevará a conocer a un montón de personajes peculiares por el camino.

Como podemos observar, la crítica a la iglesia no es velada y de segunda lectura sino directa y a degüello. Aún así, aunque aprovecha para criticar tan abiertamente (y por lo que tengo entendido esto va a más en las entregas posteriores), Pullman se las arregla para dotar a su fantasía de acción a raudales y personajes entrañables. Estoy seguro de que en el paso de la página a la pantalla se pierde bastante sustancia pero, aún así, la película es entretenida y emocionante, con efectos especiales cuidados, una ambientación capaz de transportar al espectador a un mundo paralelo y unas actuaciones que ayudan en gran medida al desarrollo de la aventura.

Nicole Kidman en un papel de malísima en el que se mueve a gusto, Daniel Craig haciendo de aristócrata, Eva Green en el rol de bruja buena con escoba y todo y el genial Sam Elliot, uno de mis secundarios favoritos, al que pudimos ver en la mediocre “Ghost rider” en un papel muy similar. Además, para quien decida verla en versión original disfrutará también de las voces de Freddie Highmore (el chaval de “Charlie y la fábrica de chocolate” o “Descubriendo Nunca Jamás”), Kathy Bates, Ian McKellen o Kristin Scott Thomas.

Quizá la nota negativa esté donde casi siempre en estos casos. Es muy complicado encontrar un chaval que lleve el peso de la historia sin desentonar, que los niños prodigio no aparecen como setas. En este caso, la debutante Dakota Blue Richards no llega a provocar ganas de que uno de los osos la desmonte pero desde luego, está muy por debajo del nivel del resto de actores.

De todas formas, uno se olvida pronto de actuaciones y demás tonterías ya que la historia es de las que consigue transportarnos a mundos de fantasía, donde podemos hacernos amigos de un oso guerrero, ser salvados por un ejército de brújulas montadas en escóbulas (lo siento, tenía que hacer el chiste) o tener en nuestro poder una brújula dorada para poder cotillear a gusto sobre los que nos rodean.

Después de una película como esta, a uno le entran ganas de embarcarse en una nueva aventura literaria y descubrir los libros de Pullman.

lo mejor Lo mejor de "La brújula dorada"...

La ambientación y unos efectos especiales que acompañan sin ser protagonistas.

lo peor Lo peor de "La brújula dorada"...

Como en muchos de estos casos, la niña protagonista, muy por debajo del trabajo de los actores que la acompañan.

Critica de "La brújula dorada" publicada el 2007-12-10
Más críticas de Heitor Pan