Crítica de Golpe en la pequeña china

 
"

En suma, perfecto ejemplo de obra Pulp que -desde sus intenciones y desde la idiosincrasia de sus propios recursos - alcanza mayor armonía y perfección que otras películas tradicionalmente (con la parte de error que ello tiene) situadas en el olimpo."



José A. Peig por José A.
RSS: suscribir a RSS



cartel de Golpe en la pequeña china
ver cartel

Director: John Carpenter
Estreno: 1986-01-06
Genero: Acción



A menudo nos topamos con la disyuntiva entre elegir criterios cinéfilos o cinéfagos, entre definir el cine como arte o como objeto de entretenimiento como sea y venga de donde venga. Esto termina revelándose como una ilusión y un debate estéril, pues al final, ya sea desde la cinefilia o desde la cinefagia, cualquier individuo que posea la sensibilidad y la debida formación puede identificar ese algo abstracto que posee toda buena película: llámese singularidad, originalidad, significancia de la narración, empaque, coherencia entre el propósito perseguido y el resultado final... y viceversa, venga de donde venga, también podremos identificar los productos que carecen por completo de singularidad.

Big trouble in little china(1986) puede ser considerada como una joya para el paladar cinéfago que, muy a menudo, será despreciada por la pretensión cinéfila que impone una supuesta ley del buen gusto, despachándose con ella bajo calificativos condescendientes a la hora de evaluarla, ya que esta bebe de la tradición de serie b y z, la estética y la narración Pulp. No es solo un film que, desde un acertado tono desenfadado, consigue un entretenimiento honesto, sino que estamos hablando de una de las películas más genuinas que se han visto en las tres últimas décadas.

Dirigida por John Carpenter, nos presenta un relato de una sencillez rayana con lo simple (siempre es importante no confundir simpleza con sencillez, pero en este caso estamos hablando de un cuento de hadas arquetípico en sus fundamentos que sigue una progresión de traviesa desmitificación de clichés ) que aglutina con un desparpajo inusual elementos del mito y la magia oriental, la mitología del western, el cine policiaco y el cine de artes marciales, todo ello sometido a una exposición del relato que camina entre lo siniestro y lo cómico, siendo tanto una delirante aventura en un submundo de pasadizos, cámaras ocultas, magos y criaturas del averno, como una comedia de claras intenciones paródicas, especialmente en la creación del antihéroe Jak Burton, parodia a los clichés y la iconografía de las referencias en las que se inspira.

Por el ímpetu narrativo que la anima, es un notable ejemplo de cine de acción en cuanto a que exprime todas las posibilidades de su temática y de los medios utilizados sin salirse del tiesto para el que fue concebida, o sea, ofrece un repertorio de virguerías cinemáticas respetando las leyes del universo paródico que contiene a esos personajes cuyos gestos - junto con el tono burlesco en los diálogos - definen el único tipo de mirada posible que se podía aplicar con efectividad a una historia absurda por completo, lo cual no es fácil. Elaborar una creación versátil y de grandes cualidades expresivas sobre la base de un aglomerado de tópicos del cómic, el cine y la televisión - y entrecruzar distintos subgéneros - es toda una proeza.

Jak Burton (Kurt Russell) es el antihéroe surgido de la mitología del western, un cowboy montado en su camión, inmiscuido en el rescate de la chica, el cual protagonizará una escena muy poco vista en la historia del cine (deconstrucción de uno de los mayores lugares comunes, y repetido hasta la saciedad) cuando, en la penúltima secuencia, se niega a darle el beso de despedida a la chica de la película.

En suma, perfecto ejemplo de obra Pulp que -desde sus intenciones y desde la idiosincrasia de sus propios recursos - alcanza mayor armonía y perfección que otras películas tradicionalmente (con la parte de error que ello tiene) situadas en el olimpo de los clásicos del séptimo arte, como por ejemplo The Party, recientemente evaluada en este cuaderno.

Critica de "Golpe en la pequeña china" publicada el 2008-01-06
Más críticas de José A. Peig