Crítica de Navajeros

"

Película sobre un delincuente juvenil llamado el Jaro. Al no estar basada en una historia real, el final se desboca y le quita demasiada credibilidad al conjunto. Aunque es interesante por ver retazos de la sociedad española de principios de los 80."

 


Tito Chinchan por Tito Chinchan


cartel de Navajeros

Director: Eloy de la Iglesia
Estreno: 1980-10-06
Genero: Drama

Director: Eloy de la Iglesia.
Duración: Hora y media corta.
Estreno: 6 de octubre de 1980.
Espectadores: 810.160 seres humanos.

Hace no mucho decía con seguridad que el peor actor español de todos los tiempos era Fernando Tejero, el eterno portero de "Aquí no hay quien viva". Eso era hasta que he visto esta película, y me he acordado de "El pico", con lo que Enrique San Francisco pasa a ser el peor actor conocido. Pensaréis que debo estar enajenado, dado que habeis visto llorar a Fernando Tejero, pero lo de Quique San Francisco clama al cielo. En serio. La inexpresividad de su rostro, y la entonación sin altibajos, peor que leido, le otorga ese merecido galardón. Enhorabuena. Por otra parte, una día me le encontré en Madrid al muchacho con una jaca tremenda, lo que me hace pensar que tiene otros dones más allá de la interpretación.

La película trata sobre un delincuente juvenil llamado el Jaro. Nos cuenta la vida de este menor de edad, sus relaciones con el resto de delincuentes, y como se convierte en un pequeño lider del sector del tirón y el robo a mano armada.

Se puede dividir la película en dos partes, una primera bastante pasable, donde nos va presentando al Jaro y sus amigos, y una segunda donde se tratan de meter muchas cosas en el poco tiempo que les quedan y me parece que baja mucho el nivel. Los actores tienen un nivel bajo, posiblemente motivado por la juventud de los mismos, pero dan bien el pego (sobretodo cuando sale Quique San Francisco, que las comparaciones son odiosas). Y es que este tipo de historias permite malos actores en favor de un guión duro con pocas concesiones. Además, tiene un regustillo especial, dado que muchos de los escenarios son lugadores donde he estado yo de joven (como la Ventilla, que toda mi familia es de ahí) y me llaman mucho la atención.

Resumiendo, película sobre un delincuente juvenil llamado el Jaro. Al no estar basada en una historia real, el final se desboca y le quita demasiada credibilidad al conjunto. A pesar de esto, es interesante por ver retazos de la sociedad española de principios de los 80.

Otra más de Eloy de la Iglesia.

Besitos.

Critica de "Navajeros" publicada el 2008-01-07
Ver más críticas de Tito Chinchan