Crítica de XXY

"

Lucía Puenzo debuta como directora con un drama sobre la identidad. Una película que no dejará indiferente a nadie."

 


Luna por Luna


cartel de XXY

Director: Lucía Puenzo
Estreno: 2008-01-11
Genero: Drama

De casta le viene al galgo y en este caso la ópera prima de Lucía Puenzo (hija del oscarizado Luis Puenzo)llega a nuestras pantallas avalada por la ristra de premios que lleva cosechados hasta la fecha (Gran Premio de La Semana de la Crítica y Premio Golden Rail de 2007 por ejemplo) y los que puede llegar a cosechar (ha sido seleccionada por Argentina como candidata a los Oscar y está nominada en los Goya en la categoría de mejor película hispanoamericana).

Si todo este despliegue de oropel no logra movilizar al espectador a visionar este film, le seguimos dando razones para no dejar escapar este film que narra las tribulaciones de un hermafrodita de 15 años, aunque esto sirve para reflexionar más profundamente sobre la identidad individual y la búsqueda de sentido y pertenencia del individuo en la sociedad.

En primer lugar me gustaría destacar al siempre espléndido actor Ricardo Darín. Siempre es un lujo tener a este gran actor en el reparto de cualquier film porque logra dotar de vida y realidad a cuantos personajes interprete. En este caso hace un papel más que convincente de padre del hermafrodita, llenando la pantalla con su fuerza arrolladora. Pero no es el único actor que desempeña un gran papel. Todo el reparto logra un grado de naturalidad admirable, y detrás de ellos intuímos la mano de Lucía Puenzo, hasta ahora curtida como guionista televisiva, pero con grandes dotes para la dirección de actores, como este film demuestra. Me gustaría destacar especialmente la interpretación del hermafrodita a manos de Inés Efrón, una magistral interpretación que ya le ha valido el reconocimiento como mejor actriz en los premios Clarín.

En segundo lugar me gustaría destacar la fotografía de Natasha Braier, fría pero cercana, que retrata con una mirada nostalgica y glaciar la costa uruguaya.

También hay que destacar la banda sonora compuesta por Andrés Goldstein y Daniel Tarrab que se adapta como anillo al dedo a la progresión dramática de la historia.

En resumen, una película que no dejará indiferente a nadie.