Crítica de Caótica Ana

 
"

Es una película tan personal como fallida, que quiere ser mágica pero resulta demasiado explícita y obvia.Si no tuviera ese final sería una película más,fallida pero con aspectos interesantes, pero el modo en que acaba la daña de un modo irreparable."



Más criticas de Caótica Ana



José Córdoba por José Córdoba
RSS: suscribir a RSS



cartel de Caótica Ana
ver cartel

Director: Julio Medem
Estreno: 2007-08-24
Genero: Drama



Tras varios años alejado del cine de ficción regresa Julio Medem con una película que tiene que haber sido muy especial para él.

Caótica Ana nos narra cómo una joven pintora hippie descubre que es la reencarnación de muchas otras mujeres que murieron trágicamente a los 22 años. Mediante sesiones de hipnosis irá adentrándose más y más en la historia y en la vida de sus predecesoras. ¿estará ella condenada a su mismo fin?

Ana Medem murió con 22 años en un accidente de tráfico, y Julio, su hermano, le ha erigido un homenaje con este film, donde refleja muchos aspectos de la personalidad de su hermana, de hecho los cuadros que aparecen en ella fueron pintados por Ana Medem o son adaptaciones siguiendo ese estilo. Por lo tanto, el director vasco se siente personalmente muy involucrado en el film.

La pena es que el muy loable y comprensible esfuerzo no acaba de llegar al espectador. La película está narrada a modo de cuentra atrás, de diez a cero, mostrándonos varios momentos de la vida de Ana (Manuela Vallés), desde el instante en que una misteriosa mujer francesa decide convertirse en su mecenas y llevarla a Madrid, alejándola de su padre con quien vive en una cueva de Ibiza. Debido a la estructura elegida, la narración tiene huecos, diez elipsis que afectan a la fluidez del conjunto, a la vez que la hacen avanzar más rápidamente. Una vez llega a Madrid la película empieza a mostrar sus problemas, pues ofrece una visión de la especie de comuna hippie en la que vive rodeada de artistas, superficial, estereotipada y políticamente correcta. Además como ya ocurriese en Lucía y el Sexo (con la que guarda bastantes parecidos y de la que repite imágenes: ella flotando desnuda en el agua o contemplando la luna al lado del mar, junto con el propio personaje que recuerda un poco al interpretado por Paz Vega), nos presenta una historia de amor que de tan "poética" se hace increible, como ya ocurriera en aquélla los dos personajes Ana y Sayid se miran a los ojos, intercambian un par de frases, hacen el amor, y ella ya está enamorada por siempre jamás con un amor puro, limpio, cristalino e indestructible. La película sigue así con un atmósfera que quiere ser mágica y atrayente pero que nunca llega a serlo completamente, a pesar de intentarlo con ahínco, todo parece forzado o ya visto. Hay detalles dispersos que funcionan como la idea de que el barco del padre de su mejor amiga, Linda(Bebe), llamado como ella sea quien la salve de morir ahogada, aunque la escena en si sea muy forzada; la idea de la cueva con las puertas que llevan a sus vidas pasadas, no muy original, pero efectiva visualmente.

Aun con sus problemas, la película se ve con agrado y no se hace pesada realmente, pero Medem pierde los papeles en los últimos cinco minutos de película, que destrozan completamente lo conseguido hasta ese momento. No suelo contar el final, pero en esta ocasión voy a hacerlo, así que si no quieres saberlo sáltate el párrafo. Tras llegar a la última de sus vidas por hipnosis, Ana ha dado un cambio radical, ha encontrado su sentido en la vida, aun sin buscarlo como ella dice y decide hacer un acto de venganza poética cagándose literalmente en la cara de un alto cargo del Gobierno de George Bush por la guerra de Irak. Si estuviéramos frente a una película claramente política y reivindicativa pues tendría sentido, pero en este film esta temática se aborda muy de pasada, se nombra el conflicto saharaui, la guerra de Irak o el lamentable estado de los indios en las reservas norteamericanas, se nombran, aparecen, pero siempre de un modo superficial y la protagonista nunca aparece realmente interesada. Por lo tanto, el final tal y como está planteado resulta muy fallido y destroza la película por incoherente. Se podría hablar del cambio efectuado en Ana que la desemboca a eso, pero no se ve en pantalla, por lo que me parece una opción muy cómoda por parte del director poner en manos del espectador toda la transformación necesaria.

En cuanto a la dirección de Medem poco que objetar, su estilo es muy peculiar y personal te gusta o te disgusta pero no deja indiferente y eso se agradece.

En el plano interpretativo los actores están irregulares empezando por Manuela Vallés (Ana) en prácticamente el mismo registro durante toda la película, salvo por el peinado, no se ven reflejados en su interpretación los cambios del personaje. Una pena pues tiene una mirada muy expresiva y se muestra muy cómoda frente a la cámara. Bebe (Linda) hace de ella misma, un personaje racial con mucha fuerza, perfecta pero poco valiente. El resto del reparto está desigual con una correcta Charlotte Rampling como la mecenas y una interpretación espantosa por parte del actor que hace de hipnotizador.

La fotografía digital saturando en azules y en rojos según la escena, resulta muy efectiva y demuestra una clara evolución desde su anterior film, Lucía y el Sexo, donde la técnica no estaba suficientemente madura. Finalmente la banda sonora de Jocelyn Pook (Eyes Wide Shut) resulta muy adecuada a las imágenes con momentos realmente logrados y bellos, además muy en el estilo del trabajo efectuado por Alberto Iglesias para anteriores películas del director.

En fin, Caótica Ana es una película tan personal como fallida, que quiere ser mágica pero resulta demasiado explícita y obvia. Si no tuviera ese final sería una película más, fallida pero con aspectos interesantes, pero el modo en que acaba la daña de un modo irremediable.

Resumen alternativo, Caótico Ano es un film sobre una chica con un grave problema de estreñimiento que finalmente llega a la curación de manos de un alto responsable de la Administración Bush.

Critica de "Caótica Ana" publicada el 2008-01-15
Más críticas de José Córdoba