Crítica de Someone Is Watching Me!

"

Un tributo de Carpenter a la obra de Hitchcock, que expone lo peligroso que puede llegar a ser la pérdida de la privacidad."

 


Christian Sandoval por Christian Sandoval


cartel de Someone Is Watching Me!

Director: John Carpenter
Estreno: 1978-11-29
Genero: Suspense

“Someone is watching me!” (1978), es un film dirigido y escrito por John Carpenter. Es uno de sus films menos nombrados, no debido a su calidad, sino porque fue una producción realizada para la televisión, por lo que no fue de consumo tan masivo. Es tal vez la única película del director que cae en el género del suspenso como tal, notándose de manera evidente la inspiración en algunos trabajos de Alfred Hitchcock.

En Los Angeles una mujer llamada Leigh (Lauren Hutton) ha comprado un departamento en un piso alto, que posee una hermosa vista. Luego de conseguir un trabajo como directora de televisión, recibe una extraña llamada de un desconocido. Estas llamadas las seguirá recibiendo en su departamento, lo que sumado a unos extraños regalos que empiezan a dejar en su puerta, terminan por preocuparla.

Su amiga Sophie (Adrienne Barbeau) le aconseja que vaya a la policía, pero como el acosador no la ha amenazado estos no pueden hacer nada. Lo que Leigh no sabe aún, es que su acosador la observa todo lo que ella hace a través de un telescopio desde el edificio del frente.
Muchas son las similitudes de esta película con algunos de los trabajos de Hitchcock, empezando con el tema del voyerismo, que nos recuerda de inmediato al film “La ventana indiscreta” (1954), en especial en la escena donde Leigh está en el departamento de su acosador y comienza a ver que es lo que sucede en su departamento con su amiga. Una secuencia bastante similar se repetirá posteriormente en el film de Brian De Palma “Doble de cuerpo” (1984). Además de esto, también podemos apreciar ciertas similitudes en el estilo de los créditos iniciales y en la banda sonora compuesta por Harry Sukman, que a ratos suena similar a las compuestas por Bernard Herrmann.

A pesar de lo antes mencionado, no estamos lidiando con una copia descarada por parte de Carpenter, quien se encarga de imprimirle su propio sello al film. El director acá trata temas distintos a los tocados por Hitchcock en su film. El tema de fondo de esta producción, es lo fácil que puede ser invadida la privacidad de alguien por usando la tecnología existente, que obviamente en aquella época los instrumentos utilizados eran bastante precarios comparados con los instrumentos existentes el día de hoy. Estos se limitaban a una grabadora, un pequeño micrófono, un telescopio y el teléfono que es el objeto con el cual el acosador se encarga de atormentar a Leigh. Claro esta, que ahora con el Internet y toda la tecnología existente es mucho más fácil acceder a la privacidad de las personas.
Otra característica del film es que el acosador no es mostrado hasta el final de la película. Él se dedica a atormentar sicológicamente a Leigh, especialmente mediante las constantes llamadas telefónicas a su departamento. Es aquí donde la frase dicha por Sophie en la película toma un significado especial: “Violar es cuando un hombre concientemente atemoriza a una mujer”. Leigh durante el film va adquiriendo una fobia creciente al teléfono. Cada vez que este suena, ella se estremece por completo sumergiéndola en un estado de desesperación e impotencia.

Sin embargo, como se retrata a Leigh como una mujer independiente, triunfante en una carrera liderada por los hombres, un símbolo de la liberación femenina reinante en la época en los Estados Unidos, en un determinando momento, ella decide hacerle frente a la persona que insiste en acosarla, por lo que intentara por todos los medios averiguar la identidad de su acosador.

Carpenter realiza un gran trabajo tras las cámaras, logrando que el espectador se convierta en un “acosador” más, siguiendo cada uno de los movimientos realizados por Leigh. En otras ocasiones, vemos a través de los ojos de la protagonista, lo que ayuda a sentir su angustia, como por ejemplo cuando se ve atrapada en su departamento, buscando con desesperación a su acosador en la oscuridad, lo que gracias a los movimientos de cámara se logra de mejor forma el efecto deseado.
Esta es una muy buena película del director, plagada de suspenso, que logra mantener interesado al espectador durante el transcurso de esta.

El final es bastante abrupto, muy en el estilo de las producciones para la televisión, pero no por esto es malo. Lamentablemente para este film, es difícil no caer en comparaciones con la obra maestra de Hitchcock, situación que termina opacando un poco a este film. Sin embargo, es una buena entrada tanto para la filmografía del director, como para el género del suspenso.
 

Critica de "Someone Is Watching Me!" publicada el 2008-02-03
Ver más críticas de Christian Sandoval


Otras criticas de Someone Is Watching Me!

Ver todas las críticas de