Crítica de Mad monster party?

"

Comedia musical con marionetas animadas por stop motion y un plato exquisito para todo buen amante del género."

 


Cecil B. Demente por Cecil B.


cartel de Mad monster party?

Director: Jules Bass
Estreno: 1969-02-03
Genero: Animación

El Barón Frankenstein, jefe de la Organización Mundial de Monstruos y científico loco, acaba de inventar una fórmula capaz de destruir la materia, por lo que decide montar una fiesta para que todos sus allegados conozcan la buena nueva. Rápidamente envía sus murciélagos mensajeros a Drácula, el Hombre Lobo, la Momia, el Jorobado de Notre Dame, el Dr. Jekyll y Mr. Hyde, la Criatura de la Laguna Negra, el Hombre Invisible y Félix Flanken, su joven sobrino farmacéutico (a la Cosa no la invita porque tiene fama de aguafiestas).

Durante el evento, el doctor hace una demostración de las capacidades destructivas de su nueva pócima y comunica a sus invitados que ha decidido jubilarse ahora que está en la cima de su carrera. Su sucesor heredará el cargo y todos sus secretos, así que no hay nadie que no quiera el puesto. Se tejerán conspiraciones, se planearán asesinatos, se crearán alianzas y traiciones como si de una obra shakesperiana se tratara, y no tardará en liarse la de San Quintín. Pero, ¿qué opinará King Kong sobre todo esto?

Comedia musical con marionetas animadas por stop motion y un plato exquisito para todo buen amante del género: Jules Bass hace de jefe de cocina, Harvey Kurtzman (editor de EC Comics y creador de la revista Mad) se encarga del guión y Jack Davis del diseño de personajes, mientras que Boris Karloff, Phyllis Diller y Peter Lorre prestan voces y rasgos a los personajes. ¿Han empezado a babear ya?

Si ahora nos dan el coñazo con las grandes epopeyas mágicas, en los 60 estaba de moda lo monstruoso. Un monstruoso bastante infantil y bajo en calorías, eso sí, ya que en la década anterior se había impuesto el puto Comics Code, y todo el mundo iba con la mosca tras la oreja por pasar la censura (¿no será el señor Fotolog pariente de Fredic Wertham, ese mal bicho autor del libro The Seduction of the Innocent?). El propio Kurtzman fue uno de los más afectados al tener que chapar su línea de comics de terror (“Historias de la Cripta” y compañía), y las hubiera pasado canutas de veras si no fuera por que le quedaba en el candelero la revista Mad.

El humor que encontramos en esta película no dista mucho del de producciones televisivas de la época como “La familia Addams” y “Los Munsters”, humor genuinamente blanco compuesto mayoritariamente por chistes fáciles, dobles sentidos evidentes y mucho slapstick (recordemos que ésta es una peli básicamente infantil y no una comedia sofisticada). La técnica de animación también puede parecer rudimentaria, pero es que a la hora de hacer balance uno se olvida de estos detalles. Pocas veces se ha parodiado a los monstruos de la Universal con tanto respeto como aquí, la presentación de los personajes es simplemente genial, el diseño de los monstruos inmejorable, la banda sonora cojonuda, y hay momentazos inolvidables como para parar un carro. Tenemos por ejemplo a Drácula bailando claqué, a King Kong luchando contra un ejército de hombres pájaro zombies, y una pelea de hembras marioneta en ropa interior, protagonizada por la novia de Frankenstein y una femme fatale de pelo rojizo que me ha robado el corazón (¡es que a mí las malas me pueden!). A la tal Francesca me la pido para reyes.

Es lógico pensar que donde el resto de americanos guarda una Biblia, Tim Burton tiene esta película. En la mesita, junto a sus pastillas para el insomnio y los comics de Edward Gorey.


Critica de "Mad monster party?" publicada el 2008-02-03
Ver más críticas de Cecil B. Demente