ir al especial

Crítica de La muerte tenía un precio

"

El film se estrenó en grandes salas, era esperado como un nuevo acontecimiento, y fue un rotundo éxito. Triplicó en Italia las cifras del film más taquillero."

 


Moebius por Moebius


cartel de La muerte tenía un precio

Director: Sergio Leone
Estreno: 1965-02-05
Genero: Western

Tras el rotundo éxito de Por un puñado de dólares, todo el mundo esperaba una secuela. Las presiones sobre Leone para rodar un nuevo western eran cada vez mayores, aunque él intentó llevar a cabo un proyecto diferente. Como él mismo dijo, parecían desafiarle, y nadie parecía confiar en que pudiera rodar algo que no fuera un western. Otros que le conocieron afirman, sin embargo, que su negativa a rodar una secuela se debía a su eterno miedo al fracaso, y que, aunque en realidad sí estaba dispuesto a rodar otro film del mismo género, temía enormemente que esta vez la película no funcionara. Finalmente, lo que al parecer condujo a la secuela fue el contrato que Leone había firmado para poder sacar adelante Por un puñado de dólares. Según dicho contrato, Leone aún debía filmar otra película para la misma productora. Sin embargo, Leone encontró a un abogado, Alberto Grimaldi, que le ofreció mejores condiciones para rodar su film. Aunque no tenía historia, el director tenía ya un título, Per qualche dollaro in piú, al parecer una especie de chiste referente a los productores con los que trabajó en Por un puñado de dólares.

Mientras, Clint Eastwood seguía trabajando en la serie televisiva Rawhide, y Por un puñado de dólares aún no había llegado a los cines norteamericanos. Mientras Sergio Leone iniciaba de nuevo varios contactos para contar con algunos de sus actores preferidos (Henry Fonda, Lee Marvin) a Eastwood se le ofrecieron 50.000 dólares para que se enfudara de nuevo las pistolas y vistiera su viejo poncho e interpretara al cazarrecompensas principal, conocido en algunas versiones como Manco. Eastwood aceptó. El villano sería interpretado por Gian Maria Volonté, quién ya había participado en el anterior film. Tras mucho buscar el actor para el segundo cazarrecompensas, el coronel Mortimer, Leone  encontró en una vieja foto de una revista de cine a su Mortimer. Según Leone, el hombre de la foto parecía "un peluquero del sur de Italia", pero también tenía "nariz de halcón y los ojos de Van Gogh". El nombre del actor era Lee Van Cleef.

La película, que tenía más presupuesto, resultó también más compleja en su planteamiento, con pequeños flashbacks y diversos matices, pero aun así tenía todos los ingredientes de Por un puñado de dólares, aunque en más cantidad: la ironía de Eastwood, los primeros planos de las miradas, la característica música de Ennio Morricone, y un principio poco usual: un plano de un valle, y fuera de pantalla se oyen diferentes sonidos: alguien silbando, un puro que se enciende, un rifle que se carga, y un disparo que derriba a un jinete que pasa. La muerte tenía un precio comenzaba de forma impactante, y presentaba a su primer personaje, el Manco, sin tan siquiera aparecer en pantalla: basta un silbido y el fumar un cigarro para que sepamos de quién se trata. En la siguiente escena, una Biblia dará paso al segundo cazarrecompensas, el coronel Mortimer.

La química entre Eastwood y Van Cleef resultó ser efectiva, y resultaron memorables tanto desenfundando sus revólveres como dándose patadas y peleando como dos niños en la calle. Eastwood repetía en su papel del pistolero con barba de tres días poco hablador y de mano rápida, aunque en esta ocasión quizás resultara menos cínico, aunque mantuviera su ironía y su principal motivación siguiera siendo el dinero. La sonrisa de pillo de Eastwood tuvo en La muerte tenía un precio su gran debú. También se dice que el pausado modo de hablar de Eastwood comenzó a aparecer en esta cinta, durante las sesiones de doblaje en Roma. Se ha apuntado a que se inspiró en su doblador italiano, Enrico Maria Salerno. Otras fuentes, como la ex-compañera del actor, Sondra Locke, afirman que se basó en la manera de hablar de Marilyn Monroe.

El film se estrenó en grandes salas, era esperado como un nuevo acontecimiento, y fue un rotundo éxito. Triplicó en Italia las cifras del film más taquillero, y mientras se vendía el film para el extranjero, algunos productores norteamericanos que habían acudido a reunirse con el guionista Luciano Vincenzone comprobaron in situ la entusiasta reacción del público ante la película. Allí y entonces comenzó a gestarse la película que completaría la "Trilogía del dólar". Mientras, aprovechando su estancia en Roma, Eastwood aprovechó para participar en una película coral antes de regresar a los Estados Unidos y retomar los rodajes de Rawhide.

Critica de "La muerte tenía un precio" publicada el 2008-02-05
Ver más críticas de Moebius




Película del Especial "Far West"
"El cine adaptó las novelas baratas que relataban un sinfín de aventuras, a veces reales, a veces inventadas o simplemente magnificadas por la imaginación popular, de personas como los célebres cowboys, auténticos héroes masculinos." por Victor Bilbao
  Ir al especial Far West

Película del Especial "Clint Eastwood"
"Eastwood no es sólo el mejor director de su generación, es además un intérprete infravalorado, uno de los tipos duros de Hollywood, y un gran autor cuyas descripciones del pasado y presente de su país le emparentan directamente con John Ford." por Moebius
  Ir al especial Clint Eastwood