Crítica de La vida de Brian

"

Las desventuras de un aspirante a Mesías."

 


Christian Sandoval por Christian Sandoval


cartel de La vida de Brian

Director: Terry Jones
Estreno: 1979-08-17
Genero: Comedia

La vida de Brian” (1979) es la tercera película del grupo humorístico ingles Monty Python, conformado por John Cleese, Eric Idle, Terry Gilliam, Terry Jones, Michael Palin y Graham Chapman, quienes en conjunto, se encargaron de escribir el guión del film. La dirección recayó en Terry Jones, quien en conjunto con Terry Gilliam, habían dirigido el anterior film de los Pythons “En busca del Grial” (1975). El film no estuvo exento de polémica debido a la combinación de comedia con temas religiosos. A pesar de eso, es considerada como una de las mejores comedias de todos los tiempos.

En Judea, Brian (Graham Chapman) nace el mismo día que Jesús en un pesebre contiguo. Desde el momento en que los Reyes Magos lo confunden con el Mesías y tras darse cuenta de su error le quitan los regalos que cargaban consigo, la vida de Brian es una sucesión de desencuentros y desgracias. La verdad es que él no es más que un pobre infeliz, sin trabajo y que además es constantemente abochornado por su madre. Brian vive en una época en que reina la pobreza y el caos, con hombres por todos lados que dicen ser el verdadero Mesías, con feligreses dispuestos a seguir a quien sea y con un sinnúmero de grupúsculos clandestinos de judíos que conspiran para poder echar a los romanos. Brian se terminará involucrando en uno de estos grupos y muy a su pesar será proclamado Mesías

Luego de realizar “En busca del Grial” (1975), Eric Idle sugirió que el titulo de su próximo film debería ser “Jesucristo, ansias de gloria”. Sin embargo, esta era una de las tantas ideas que surgían en sus reuniones creativas y se terminó desechando debido a que la idea de realizar una parodia de Jesús sencillamente no iba a funcionar, porque no era un personaje particularmente gracioso y la verdad es que consideraban que su discurso no era algo de lo que debían mofarse. Luego se pensó varias ideas más, como por ejemplo realizar un film sobre Judas Iscariote, un tipo que siempre llegaba tarde. Otra idea fue filmar la vida de San Brian, el discípulo numero trece. Finalmente y luego de documentarse leyendo la Bibla, todo esto desembocó en la idea de realizar un film acerca de un tipo contemporáneo de Jesús, cuya historia se asemejaría vagamente a la vida del verdadero Mesías.

Sin embargo filmar una trama con tintes religiosos no les iba a resultar nada fácil. Una vez que ciertas personas ligadas a la EMI, productora encargada de financiar el film, leyeran el guión, creyendo que el tema era blasfemo, convencieron a Lord Delfont, cabeza de la EMI que era mejor cancelar el proyecto. Al ver la situación en que se encontraban los Pythons, salió al rescate su amigo el Beatle George Harrison, quien junto con su amigo banquero Denis O´Brien, formaron la productora Handmade Films, la que finalmente financió el film. Como agradecimiento, Harrison tiene un pequeño cameo dentro de la película.

Como era de esperarse, luego de estrenarse el film rápidamente fue tratado de blasfemo por diversos grupos de católicos en los Estados Unidos, mientras que en Inglaterra una organización llamada “Festival de la luz”, persuadió a varios países para que calificaran el film para mayores de 18 años. Según estos grupos, en el film existía un exceso de sátira religiosa y a la vez se trataba a los creyentes como hipócritas y fanáticos. También pensaban que durante el transcurso de la película, se da a entender de una manera sutil que muchos de los milagros realizados por Jesús no eran más que bizarros accidentes que la gente interpretaba como otra cosa.

Lejos la escena que más controversia causo fue la escena final, donde se muestra la crucifixión de Brian. Los cristianos criticaban el hecho que el film se mofara de este hito donde se supone que Cristo sufrió y perdono a los pecadores a diferencia de lo que sucede en el film que en vez de esto, todos los condenados a la crucifixión se ponen a cantar la canción “Always look on the bright side of life” que tenia tintes humorísticos. El director Terry Jones dijo en una entrevista en la que le preguntaron acerca de esta escena: “Cualquier religión que haga de una forma de tortura un icono al que luego adoren, me hace sentir bastante asqueado de cualquier religión honestamente”.

Sin embargo el que mejor explica el error que comenten todos aquellos que critican el film es John Cleese. Para el todo radica en un error de perspectiva. Según sus propias palabras lo verdaderamente gracioso recae en que alguien haya predicado de forma tan apasionada acerca del amor y la paz para que luego sus seguidores se pasen dos mil años matándose y torturándose unos a los otros debido a que no se pueden poner de acuerdo sobre la forma en que lo dijo. El absurdo no tiene que ver con las enseñanzas de los fundadores de la religión, sino con lo que hicieron de ellas los que vinieron después. Lo irónico de todo esto, es que Jesús sale solo dos veces en el film, no siendo él, el centro de los sketchs, sino las personas a su alrededor, por lo que es dificil entender como el film se pudo haber interpretado como una burla a Jesús.

Como en todos los films de los Python, todos los integrantes interpretan numerosos roles ya sea como centuriones romanos, feligreses en busca de algún Mesías a quien seguir o como integrante del “Frente de la gente de Judea” que es una especie de organización terrorista que busca derrocar a los romanos. El papel de Brian el fue dado a Graham Chapman quien venia saliendo de una serie de problemas causados por su alcoholismo, que lo llevó incluso a internarse en una clínica escocesa debido a que sufría diariamente accesos de “delirius tremens”.
Para la filmación se aprovecharon los sets utilizados en Monastir, Túnez utilizados anteriormente por el director Franco Zeffirelli en su miniserie “Jesús de Nazareth” (1977).

El director Terry Jones se encarga de que el film tenga un ritmo fluido logrando no aburrir. Tal vez la única escena que podría considerarse como sobrante es aquella en que salen los extraterrestres. La explicación de esta escena particular fue la influencia del reciente éxito de la película de George Lucas “La guerra de las galaxias” (1977). Las actuaciones son sencillamente fantásticas y hay algunas escenas realmente hilarantes. Como siempre, los créditos iniciales animados por Terry Gilliam son de muy buena factura y las canciones del film son igualmente buenas.

Los Python consideran a esta película como la mejor de su filmografía, y creo que concuerdo con ellos. A pesar de que el humor británico no es del gusto de todos, este es un film que definitivamente te hará reír, por algo en la mayoría de las encuestas es situado como una de las mejores comedias de la historia.


Critica de "La vida de Brian" publicada el 2008-02-06
Ver más críticas de Christian Sandoval


Otras criticas de La vida de Brian

Ver todas las críticas de