ir al especial

Crítica de El Hombre Puma

"

Aztecas, extraterrestres, superhéroes cafres... La peli es realmente idiota, una calamidad total. Está mal hecha, mal interpretada, el guión es estúpido y las escenas de acción lamentables. Pero qué quieren que les diga, menuda perla..."

 


Cecil B. Demente por Cecil B.


cartel de El Hombre Puma

Director: Alberto de Martino
Estreno: 1980-02-14
Genero: Ciencia Ficción

"¿A qué viene? ¿Y de dónde?
¿Qué clase de justicia conocen en su mundo? ¿O acaso el símbolo bestial que lleva en su pectoral dorado es la clave de su poder y el motivo de su presencia…?”

“El Big-Ben da las doce campanadas. El cielo de Londres parece más oscuro que nunca, mientras unos pocos aterrorizados testigos observan una esfera fabulosa, de luminosidad casi imposible, desplazarse de Sur a Norte. Todos creen estar alucinados, pero cuando los hechos más extraños comiencen a ocurrir, comprenderán que lo sobrenatural también puede ser... real. El Hombre Puma, el dueño de las junglas espaciales. Un vengador en la inmensidad del cosmos, contra todos los poderes ilegítimos. Un justiciero con armas letales, imbatibles, increíbles...”

Esta es otra exploitation italiana que intenta rentabilizar el boom superheroico que hubo en los ochenta tras la película de Richard Donner, y viene a demostrar que Superman es al cine lo que Manu Chao a la música, ya que lo peor que han hecho ambos es crear escuela. Si Supersonic Man ya era más mala que pegar a un padre con un calcetín sudado, El Hombre Puma es mucho peor… ¡Es como pegarle a un padre con los calcetines sudados de Ray Liotta! Y eso es feo de cojones, amigos míos.

La historia empieza cuando el malvado profesor Kobras (un tío calvo con traje de serpiente) se hace con la máscara del Dios Puma, un artefacto la leche de poderoso que fue entregado a los aztecas hace miles de años por un extraterrestre filántropo. Una sueca buenorra llamada Jane Dobson se dedicará a descifrar los jeroglíficos que hay inscritos en él, y así descubrirá una advertencia para los que hagan mal uso de la máscara: la antigua profecía predice que su guardián, el Hombre Puma, despertará y destruirá a los sacrílegos. El tal Kobras se pasa por donde ya saben las contraindicaciones del producto y comienza a utilizar sus poderes hipnóticos, primero en la sueca buenorra y después en importantes líderes mundiales (el hombre tiene claras sus prioridades), al mismo tiempo que urde un plan maestro, inteligente y audaz, para encontrar al Hombre Puma: se dedica a tirar a gente por la ventana a ver si vuelan.

Por otro lado descubrimos que el verdadero Hombre Puma es un americano llamado Tony Farms, aunque el pobre tipo no tiene ni idea de que está destinado a ser un superhéroe cutre y casposo. Por suerte aparece un sacerdote azteca que le explica la movida, le entrega un cinturón de poder y le pide ayuda para recuperar la máscara sagrada. Aunque no sabemos muy bien porqué le pide ayuda, ya que dicho sacerdote es un indio gigantón con superpoderes que tiene pinta de poder acabar con los malos en un pis pas, mientras que el tal Tony Farms es un cobardica al que le pega más el apodo de Hombre Gallina que el que da título al filme. Pero en fin, el sacerdote instruye a Farms en su recién descubierta vocación de superhéroe bizarro, y pronto el Hombre Puma podrá enfrentarse al villano de la función.

Entre los muchos poderes de nuestro héroe destacan la súper fuerza, la visión nocturna, una especie de sentido felino o pumínido que le advierte del peligro al estilo Spiderman, el de atravesar objetos sólidos, hacerse el muerto durante diez minutos y, no lo duden, puede volar (los pumas no, pero, ¿a quién le importa?). Por si fuera poco, creo que lleva el uniforme más idiota que he visto en mi vida; camiseta con el logo, cinturón a juego, botas vaqueras, pantalones deportivos, y como colofón, ¡una capa reversible que se convierte en poncho! ¿Cómo no ha triunfado este disfraz en Halloween?

La peli la protagoniza Walter Geroge Alton, un mindundi que tuvo un pequeño papel en “10, la mujer perfecta” y luego muy sabiamente dejó el mundo del cine (ahora al parecer es abogado en Nueva York y supongo que esta cinta debe ser la comidilla del bufete). Donald Pleasence también sale, hace de malo y debieron drogarle o algo para que aceptara el papel, lo que explicaría que el tío esté medio zombie durante toda la peli y que su interpretación tenga la misma carga dramática que un zapato.

Aztecas, extraterrestres, superhéroes cafres... La peli es realmente idiota, una calamidad total. Está mal hecha, mal interpretada, el guión es estúpido, las escenas de acción son lamentables y de estar por casa, y los efectos especiales hacen que "El Gran Héroe Americano" se vea espectacular y bonita. Pero qué quieren que les diga, menuda perla…

La frase: “No era un hombre, ¡era un felino que volaba!”


Critica de "El Hombre Puma" publicada el 2008-02-12
Ver más críticas de Cecil B. Demente


Otras criticas de El Hombre Puma

Ver todas las críticas de



Película del Especial "Lo mejor (con perdón) del cine de Serie Z"
"Películas sin complicaciones y con aún menos ambiciones" por Ivan R. Gonzalez
  Ir al especial Lo mejor (con perdón) del cine de Serie Z