Crítica de Inferno

"

A los cinco minutos de empezar a verla ya sabía que Argento había vuelto a lograrlo, ahí estaba de nuevo el cine que más amo."

 


Cecil B. Demente por Cecil B.


cartel de Inferno

Director: Dario Argento
Estreno: 1980-04-02
Genero: Terror

“La joven poetisa Rose Elliot adquiere un antiguo diario escrito en latín. Descubre en él la existencia de las Tres Madres del Mal y comienza a creer que en su apartamento habita una de ellas. Llena de temor, recurre a su hermano Mark, pero algo pasa...”

Lo mío con Darío Argento empezó la madrugada de un sábado en la que volví a casa algo bebido y estaban dando “Phenomena” (1985) por la tele, la cosa me enganchó de principio a fin y me dejó alucinado, lo que vi aquella noche fue bello, estremecedor y visualmente arrebatador, y con el tiempo se convertió en mi película de terror favorita. Más tarde llegó a mis manos “Suspiria” (1977), la que es sin duda la obra cumbre de Argento y un hito sin igual en el cine de terror . La sensación que tuve al ver estas películas se parece a cuando encuentras un escritor con una voz muy cercana a la tuya. Me sentí fascinado, pero aquello fue el principio del fin. En seguida quise ver “Rojo Oscuro” (1975), catalogada por muchos como el mejor trabajo del italiano y nada más alejado de la realidad, aunque la presencia de Argento es fuerte en ella a mí me decepcionó bastante. Pero mucho peor fueron las siguientes: “El Pájaro de las Plumas de Cristal” (1970), “El Gato de las 9 Colas” (1971) y “Tenebre” (1982), lo que antes me había cautivado ahora me aburría, así que desencantado dejé de buscar películas de Argento, hasta ahora. El director acaba de rodar “La Terza Madre”, con la que concluye la trilogía que inició en “Suspiria”, y por aquello de poder acabar el tríptico algún día me decidí a ver la segunda parte de la saga. ¿Es “Inferno” una digna continuación de “Suspiria”? Sí, amigos, no lo duden.

A los cinco minutos de empezar a verla ya sabía que Argento había vuelto a lograrlo, ahí estaba de nuevo el cine que más amo. Es difícil describir la peli porque es más una impresión sensorial que otra cosa, entra por los ojos y va directa al cerebro, las tripas y el corazón. El guión es mínimo, pero la peli no se resiente por ello en ningún momento, sino que así afianza más su posición en lo irreal y lo extraño. El encargado de la iluminación no es otro que el gran Lamberto Bava, que consigue un fascinante juego de luces rojas y azules. La acción es mayoritariamente nocturna así que la luna lo ve todo e incluso parece cómplice del mal. La escena en que esto se hace más evidente (y mi preferida), es la del eclipse. La peli no respeta las leyes físicas y cualquier sitio familiar, como tu propia casa o una biblioteca, oculta en sus esquinas secretos y puertas que pueden llevar a lo desconocido. Al igual que los personajes que deambulan por esos escenarios, que parecen todos tener escondidos varios esqueletos en el armario.

Argento va presentando a los supuestos protagonistas del filme para matarlos al poco rato y que crezca así la desazón en el espectador, y esa impresión de que no hay normas, que aquí todo puede pasar. Y no es para menos, porque el plato fuerte son los asesinatos. Tan teatrales e inverosímiles como espectaculares y efectistas, y rodados de forma preciosista: un gozo para los sentidos.

La película es cruel, poética y de obligado visionado para cualquier amante del género. Es innegable su fuerza visual, con una estética, un color y una iluminación impecables, pero no está de más recordar que este tipo de cine tiene sus detractores y no gusta a todo el mundo.

La frase: “La tercera clave está bajo la suela de tus zapatos”.


lo mejor Lo mejor de "Inferno"...

La increíble atmósfera de la película, que realmente es de otro mundo.

lo peor Lo peor de "Inferno"...

El final ha quedado algo desfasado con el paso del tiempo.

Critica de "Inferno" publicada el 2008-02-13
Ver más críticas de Cecil B. Demente