Crítica de Un cebo llamado Elizabeth (Exposed)

"

Alucinógena película de intriga, cuyo guión y argumento parece propio de alguien que tomó poco antes de escribirlo peyote o alguna sustancia parecida al L.S.D."

 


Iñaki Bilbao por Iñaki Bilbao


cartel de Un cebo llamado Elizabeth (Exposed)

Director: James Toback
Estreno: 1983-01-01
Genero: Suspense

"Una estudiante que se entiende con su profesor de literatura, opta por dejar la Universidad para tener nuevas experiencias. Para ello se traslada a París, donde intentará encontrar trabajo de pianista. A pesar de que toca como los ángeles, no logra más que el trabajo de camarera. Que debe aceptar al haber sido robada el primer día de estancia.

De camarera, le ve un famoso fotógrafo de la alta moda, quien le introduce en dicho mundo, adquiriendo muy pronto fama. Un día un atractivo desconocido se le queda mirando y le sigue. Comenzarán una relación sentimental, interrumpida momentáneamente cuando le cuenta el hombre que, en realidad lo que hace en París es buscar a los asesinos de su madre. Le han matado una banda de terroristas comandado por un mexicano. La joven le ayudará a encontrarlos".

Alucinógena película de intriga, cuyo guión y argumento parece propio de alguien que tomó poco antes de escribirlo peyote o alguna sustancia parecida al L.S.D.
Y es que es una solemne tonteria, que no tiene ningún sentido y desemboca en una cinta ridícula.

A pesar de Natassia Kinski, que está bellísima, y de la excelente fotografía y preciosa música de Georges Delerue, este film no tiene nada de interesante, rompiendo una y otra vez las leyes del sentido común.

Se trata, en su mayor parte, de rellenar el stándard metraje (¡menos mal que dura un poquito más de hora y media!) con insustanciales escenas y tontos diálogos. Amén de momentos estrambóticos como el memo baile que se marca Kinski en su apartamento o como cuando en plena calle un transeunte le pide dinero para ayudarle a encontrar a Napoleón?¿??¿ ¿su perro, su gato, el propio Napoleón? Y como es tan sumamente pelma y ella tiene prisa pues está siguiendo a una presunta terrorista, pues le da dos dólares, con el consiguiente cabreo del otro, por rácana. En fin...una escena vergonzosa.

Y por no hablar de cuando se conocen la protagonista y el jefe de los terroristas (interpretada de forma harto convencional por el bueno de Harvey Keitel). No tiene razón de ser y la postura de ambos es para enmarcarla en los anales de cualquier tratado de surrealismo. Una parida.


lo mejor Lo mejor de "Un cebo llamado Elizabeth (Exposed)"...

Toda la historia, totalmente increíble.

lo peor Lo peor de "Un cebo llamado Elizabeth (Exposed)"...

Kinski (por decir algo).

Critica de "Un cebo llamado Elizabeth (Exposed)" publicada el 2008-02-16
Ver más críticas de Iñaki Bilbao