ir al especial

Crítica de Sweeney Todd

 
"

Qué clímax, que dúos musicales, qué puesta en escena. Éste es un Tim Burton sin adulterar que hará disfrutar de lo lindo a propios y extraños."



Más criticas de Sweeney Todd



Cecil B. Demente por Cecil B.
RSS: suscribir a RSS



cartel de Sweeney Todd
ver cartel

Director: Tim Burton
Estreno: 2008-02-15
Genero: Drama



Benjamin Barker regresa a Londres tras quince años de injusto cautiverio por las falsas acusaciones del malvado juez Turpin, un tipo sin escrúpulos y más salido que un mono, que le tendió una trampa para deshacerse de él y poder aprovecharse así de su maciza esposa. El tal Benjamin tiene sed de venganza y bajo el apodo de Sweeney Todd, reabrirá su antigua barbería con el oscuro objetivo de pasarle la navaja a más de uno.

Adaptación fílmica del célebre musical de Stephen Sondheim a cargo del gran Tim Burton, ese tipo raro y pálido de California cuyo universo personal forma parte del imaginario de todos. Rondando por mi cabeza están, por ejemplo, un grupo de jugadores de rugby fantasmales cantando un calypso jamaicano, Michelle Pfeiffer relamiéndose como una gata en celo, unos marcianos paseándose en calzoncillos por el interior de su platillo volante y un joven director de cine sentado con su novia en la vagoneta de una atracción de feria.

Lo que nos ha traído Burton esta vez es un musical caracterizado por su fuerte sello personal (como no) y por estar rodado de una forma atípica para lo que es el género, ya que sorprendentemente carece de coreografías y amaneramientos teatrales (con la excepción de que los personajes cantan, claro). El filme está repleto de planos muy cercanos y cerrados que se apoyan básicamente en la interpretación de los actores, yo diría que un ochenta por ciento del celuloide lo ocupan Johnny Depp y Helena Bonham Carter, ¡y de qué forma! Él es una presencia oscura y colérica, y ella un fantasmagórica y sepulcral figura. Las apariciones de ambos ocupan casi toda la pantalla haciendo que la Londres que habitan, sucia y sombría, se desdibuje tras de sí de forma espectral.

Johnny Depp es el actor fetiche por excelencia de Burton y una superestrella. El hecho que sea tan cool, que elija siempre papeles tan estrafalarios (odio especialmente a esa reinona gitana llamada Jack Sparrow), y que se haya comprado una isla en las Bahamas, hace que sea fácil cogerle manía. Pero cuando lo ves en ocasiones como ésta, te das cuenta que es uno de los grandes del Hollywood actual y se te pasan las tonterías.

Puede que la macabra historia y las arrebatadoras piezas musicales ya estuviesen allí y no sean méritos estrictamente de Burton, pero él ha conseguido que brillen con luz propia aportándole esa acertada estética suya, la sólida presencia física de los actores (antes señalada), un sabio elenco de secundarios, un impecable ritmo narrativo, mucha mala leche y altas dosis de sangre (la más roja y espesa que hayan visto en su vida, oigan).

Ya era hora que Burton volviera a probar suerte en el cine más sangriento después del relativo fiasco que resultó Sleepy Hollow y que cumpliera de forma tan sobrada las expectativas. Qué clímax, que dúos musicales, qué puesta en escena. Éste es un Tim Burton sin adulterar que hará disfrutar de lo lindo a propios y extraños. Aquí no sólo hay arte y talento, si no también empeño y dedicación. A Burton y sus cómplices no les importa trabajar duro, y se nota.

La frase: “¡Por fin: mi brazo vuelve a estar completo otra vez!"


lo mejor Lo mejor de "Sweeney Todd"...

Cuando afeita al juez Turpin por primera vez y el sketch "By the sea".

lo peor Lo peor de "Sweeney Todd"...

Johnny Depp y Helena Bonham Carter son actores, no cantantes.

Critica de "Sweeney Todd" publicada el 2008-02-18
Más críticas de Cecil B. Demente




Película del Especial "Tim Burton"
"Aquel genio con pinta de loco era Tim Burton y desde entonces hasta ahora, me ha seguido transportando con facilidad a aquellos 12 años, dejándome pasear por sus mundos oscuros y divertidos e identificándome con sus protagonistas marginados, soñadores" por Heitor Pan
  Ir al especial Tim Burton