Crítica de Scream

"

Revitalizó el cine de terror a finales de los ´90, con una nueva forma de interpretar el género, dotándolo de valores y recursos que elevan a este film muy por encima de películas similares."

 


Diego Oliver por Diego Oliver


cartel de Scream

Director: Wes Craven
Estreno: 1996-12-20
Genero: Terror

El 20 de Diciembre de 1996 se estrenó en EE.UU. la película “Scream”. Hoy día se mantiene con la misma frescura y la misma capacidad de hacerte disfrutar que tenia cuando se estrenó. Revitalizó el cine de terror a finales de los ´90, con una nueva forma de interpretar el género, más concretamente el de psicópatas, el slasher para adolescentes, dotándolo de valores y recursos que elevan a este film muy por encima de películas similares, sobre todo de la caterva de imitaciones posteriores, que apenas aportan nada nuevo, y lo que es aun peor, desprestigian el género o llegan incluso a ridiculizarlo. Una de esas novedades es que, aun siguiendo el estilo de “asesino que persigue jovencitos”, la película esta despojada de cualquier velo fantástico, como pudiera ser el caso de “Pesadilla en Elm Street”, o “Viernes 13”, por ejemplo.

En “Scream” se nos presenta a un psicópata que va asesinando a toda persona cercana a Sydney (Neve Campbell), una adolescente cuya madre fue asesinada, al parecer, por este mismo desequilibrado que la aterroriza ahora. La periodista Gale Weathers (Courtney Cox) y el agente Dewey (David Arquette) investigan el caso, mientras los amigos de Sydney, Stuart, Billy y Tatum pululan por el campus donde transcurre la acción. Así que, de entrada, tenemos sospechosos de sobra, situación que viene de perlas para el mecanismo "quién es el asesino?", uno sobre los cuales gira el film.

Scream cuanta con virtudes suficientes para ser considerada una de las mejores películas de terror de los últimos 20 años. Una de ellas es el genial diseño del asesino, que actúa disfrazado con una túnica negra de pies a cabeza y con una mascara que parece sacada del cuadro “El Grito” de Munch. Su estilo a la hora de abordar a las victimas también es innovador, pues lo hace con un ímpetu y una movilidad hasta ahora más bien desconocidos. Basta con acordarnos de los estoicos Jason o Michael Myers, que muchas veces parecían de escayola, siempre impertérritos, arma blanca en mano. Aquí no, aquí Ghostface (así se conoce al personaje) asalta a sus objetivos con plasticidad, cayéndose, rodando por el suelo, recibiendo tantos golpes o más que aquellos a quien intenta asesinar, gritando, con los brazos abiertos, haciendo aspavientos cuchillo en mano y de forma hilarante e histriónica. Esto le convierte en un asesino voluntariamente cómico y aún más terrorífico si cabe, porque te esta intentando matar, y el cabrón a la vez se lo esta pasando realmente en grande.

Algunas escenas de estos ataques son obras maestras dentro del genero, llevadas en volandas con originalidad por la comunicación vía teléfono del asesino con la victima. La mejor es, sin duda alguna, la secuencia inicial, una de las escenas más terroríficas y recordadas del género. Personalmente, idolatro esos diez minutos iniciales. Es como si presionaran el play de tu memoria, viniéndote a la mente una descarga de sensaciones cinéfilas y escenas memorables. Además, son angustiantes a más no poder. No en vano, Drew Barrymore es acosada por nuestro entrañable asesino, el cual la acribilla a preguntas sobre el cine de terror, castigándola cada vez que falla. Y la verdad es que tira con bala, como en la pregunta acerca del asesino de Viernes 13, formulada con muy mala leche.

El guión es uno de los argumentos más sólidos de la pelicula, obra de Kevin Williamson. Preciso y agudo, y jalonado de meditaciones sobre el slasher y guiños a muchas peliculas de culto dentro del genero. Incluso durante la pelicula son 16 las peliculas de terror que son mencionadas en alguna escena, a saber: "Aullidos", "El tren del terror", "Halloween", "Viernes 13", "Carrie", "El exorcista", "Psicosis", "Posesión infernal", "Hellraiser", "Candyman", "Prom Night", "La matanza de Texas", "Pesadilla en Elm Street", "La niebla", "El silencio de los corderos" y "Terror al anochecer"

Asi, en una de las escenas, y mientras un grupo de amigos esta viendo "La Noche de Halloween", el personaje freak del grupo enuncia las "reglas del cine de terror": No se puede practicar sexo, si practicas el sexo, estás muerto. No se puede consumir alcohol ni drogas. No se debe decir "ahora vuelvo" porque no volverás. No preguntes "hay alguien ahi?"... Estos guiños constantes a este tipo de peliculas, introducidos con mucho ingenio, son los que hacen brillar al guión con luz propia. La verdad es que el señor Williamson cocinó un guión espléndido , y lo mejor es que casi lo borda igual de bien con el de la segunda parte...

Incluso Wes Craven aparece en la pelicula, haciendo un breve cameo "doble", pues aparece él, el director del film y además lo hace caracterizado como un barrendero del centro. Y aqui viene lo curioso.El atuendo del barrendero, no es sospechosamente similar a la forma con la que solia vestir Freddy Kruegger....? Incluso aun hay más....: cuando el director Himbry sale de su despacho a investigar quien ha llamado y no ve a nadie, le pregunta al barrendero: "No has visto a nadie por aqui, Fred?"

"Scream" rompió con la dinámica de peligrosa decadencia que envolvía al cine de terror e hizo de trampolín, tanto para el modelo de cine que pretendía homenajear y parodiar, como para todo el elenco de actores e incluso para su director.Y hoy, más de diez años después, no queda más que echar la vista atrás y quitarnos el sombrero ante la pequeña joya que es.


lo mejor Lo mejor de "Scream"...

El guión, incluyendo uno de los inicios de pelicula más brillantes e impactantes jamás rodados.

lo peor Lo peor de "Scream"...

De esta pelicula, nada. Todo lo negativo recayó en la tercera parte de la saga.

Critica de "Scream" publicada el 2008-02-18
Ver más críticas de Diego Oliver