Crítica de The thin man

"

Uno de los films más exitosos de la era dorada de Hollywood, el cual obtuvo cuatro nominaciones al Oscar, y cuyos protagonistas son una peculiar pareja de detectives aficionados al alcohol" "

 


Christian Sandoval por Christian Sandoval


cartel de The thin man

Director: W. S. Van Dyke
Estreno: 1934-06-20
Genero: Comedia

 “The Thin man” (1934), es un film basado en la novela del mismo nombre, del escritor de novelas policiales e historias cortas, Dashiell Hammett. Sus escritos, tuvieron una gran influencia en el desarrollo del cine negro (es el autor de “El halcón maltés” entre otras obras). La cinta está dirigida por W. S. Van Dyke, y protagonizada por William Powell y Myrna Loy.

Nick Charles (William Powell), un detective retirado, y su millonaria esposa Nora (Myrna Loy), están intentando establecerse, cuando él es arrastrado de nuevo al servicio, debido a la desaparición de un amigo y su posible vinculo con un asesinato. El amigo, Clyde Wynant (Edward Ellis), ha desaparecido misteriosamente justo antes de que su amante apareciera muerta. Wynant rápidamente se convierte en el principal sospechoso, pero su hija Dorothy (Maureen O`Sullivan), se rehúsa a creerlo. Es por esto, que ella hará todo lo posible para que Nick la ayude a resolver el caso. Este, finalmente aceptará, hecho que divierte bastante a su esposa. Ahora con un trago en su mano y una sonrisa en su rostro, la pareja comenzará su investigación, antes de que sigan apareciendo personajes muertos.
Aunque los films basados en obras de Hammett, son más conocidos por poseer atmósferas inquietantes y personajes más bien rudos, un claro ejemplo de esto es la cinta “El halcón maltés” (1941), del director John Houston, esta película es una comedia que gira alrededor de un asesinato. Es debido a este tono cómico, que la trama puede ser un poco difícil de seguir a ratos, debido a que en la mayor parte del film, vemos a la pareja desenvolverse en divertidas situaciones, generalmente bajo los efectos del alcohol, mientras que solo a ratos, vemos a Nick Charles haciendo mínimos esfuerzos para develar el misterio. Es por eso, que aunque la intriga sobre el asesinato y la desaparición del supuesto culpable, es el "hilo conductor" de la trama, no significa que todo el film gire en torno a eso.

Precisamente lo más divertido de la cinta, es la curiosa relación matrimonial que poseen los Charles. Durante todo el film, la pareja da más la impresión de ser un par de amigos que un matrimonio. Viven bromeando entre sí, casi como dos niños pequeños, y lo que es aún más curioso, ambos son unos alcohólicos eximios. Prácticamente en todas las escenas que participan, ambos o por lo menos uno se encuentra bajo los efectos del alcohol, o se encuentran bebiendo un trago. A pesar de esto, pareciera que la única consecuencia de sus hábitos, es la estimulación de su ingenio, hecho que da como resultado que la mayoría de sus diálogos posean un tono bastante cómico.
Más allá de estos hechos algo triviales, no lograremos saber mucho más del pasado de los dos personajes principales de la cinta. Solo se nos dirá que Nick, fue un detective de mucho prestigio, el cual ahora se dedica a administrar los numerosos negocios heredados del padre de Nora. Es por esto, que podemos suponer que ambos viven una vida más bien relajada, en que podemos ver que casi todos los días son una fiesta, todo esto debido a la solvencia económica que les da la herencia de la que son dueños.

El otro integrante de la familia es la mascota, un perro de nombre Asta, el cual participa en todas las actividades de la pareja, incluso en las investigaciones que realiza Nick. El perro es otro de los aportes cómicos del film, ya que se trata de un animal bastante cobarde, que no dudará en escapar cuando se presente algún problema, o que sencillamente cubrirá sus ojos con una de sus patas cuando la situación sea muy consternadora como para ser contemplada.
Pero no todo es comedia en esta cinta. Nos encontramos ante una galería de posibles sospechosos, todos bastante coloridos, los cuales sin distinción, poseen algún motivo para cometer el asesinato que da inicio a la investigación (luego ocurrirán otros crímenes), hecho que incita al espectador a tratar de averiguar que hay detrás de estos sucesos. La respuesta será entregada al final de la película, en una cena que reúne a todos los sospechosos, en que podemos apreciar un clima de bastante tensión, inteligentes diálogos y por supuesto, también algo de comedia.

La química entre William Powell y Myrna Loy es increíble. Juntos trabajaron en catorce cintas, entre las que se encuentran, además de este film, las cinco secuelas que conformaron esta saga. Es importante mencionar que el “Thin man” al que se refería el titulo, es el amigo desaparecido de Nick Charles en la película, pero debido a que el público pensó que se refería al alcohólico detective, ese fue el nombre que acompaño a todas las secuelas (ej. “After the Thin Man” 1937).
Este fue uno de los films más exitosos de la era dorada de Hollywood, y en su tiempo, obtuvo cuatro nominaciones al Oscar, a la mejor película, mejor director, mejor actor principal y mejor guión adaptado.

Este es uno de los buenos títulos que nos entregó el Hollywood de los años 30, y es sin lugar a dudas, una forma distinta de retratar una investigación policial.
 


Critica de "The thin man" publicada el 2008-02-20
Ver más críticas de Christian Sandoval