ir al especial

Crítica de Cometieron dos errores

"

"Cometieron dos errores" es un trabajo de transición para Eastwood, y seguramente guste a los admiradores del actor o a los fanáticos del western, pero, sin ser una mala película, desde luego no se cuenta entre lo mejor del actor."

 


Moebius por Moebius


cartel de Cometieron dos errores

Director: Ted Post
Estreno: 1967-03-21
Genero: Western

Solucionadas las disputas legales con Akira Kurosawa y sus socios, los tres western de Clint Eastwood rodados en Europa por fin pudieron ver la luz en los Estados Unidos. A lo largo de 1967 la United Artists fue estrenando los tres filmes agrupándolos bajo el nombre de “La trilogía del dólar”, aunque realmente fueran tres películas diferentes entre sí. Para la publicidad de las películas de Sergio Leone también se acuñó el término de “el Hombre sin Nombre” para el personaje silencioso y sin pasado que Eastwood que había interpretado. En conjunto las tres películas fueron un gran éxito, recaudando casi catorce millones de dólares. Como el resto del mundo hiciera antes, los Estados Unidos se rindieron al spaghetti western.

No fue extraño pues que a su regreso los grandes estudios miraran de forma diferente a aquél actor al que hasta entonces habían considerado como una simple cara televisiva. Rozando casi la cuarentena, Eastwood había demostrado que podía atraer al público a las salas de cine. El dinero llama al dinero, y la United Artists quería contar con los artífices de los exitosos filmes europeos que habían sido la gran sensación de aquél año. No pudieron tener a Leone, pero sí contaron con el actor.

Cometieron dos errores no contaría con un gran presupuesto, pero Eastwood se aseguró un buen sueldo y un buen porcentaje de la taquilla. Su nuevo estatus le permitió imponer al productor Leonard Freeman al director Ted Post, a quién conocía de los tiempos de Rawhide. Las posteriores discusiones entre Freeman y Post fueron solucionadas por el actor de forma tajante, amenazando con dejarlo todo si el productor aparecía de nuevo por el plató. Freeman dejó de interferir.

 

Aunque las influencias del nuevo estilo europeo se dejaron notar, Cometieron dos errores fue formalmente un western clásico a la manera de Hollywood. Sí, la banda sonora trataba de imitar el estilo de Morricone, había unos cuantos primeros planos de rostros adustos y miradas frías, e Eastwood mantenía varios tics de su Hombre Sin Nombre, pero esencialmente aquella historia de vaqueros no difería demasiado de cualquier producción al uso. Se podría decir que la cinta era un capítulo de Rawhide de larga duración.

En la historia no teníamos a un cínico pistolero desconocido al que sólo movía el interés, sino a un abogado metido a vaquero llamado Jed Cooper al que unos ganaderos toman por un cuatrero y le acusan de haber robado las cabezas de ganado que el tal Cooper está conduciendo a su rancho. Sin juicio ni jurado, la cuadrilla dirigida por el capitán Cooper deciden que tienen a su hombre y Cooper es linchado. Es entonces cuando cometen los dos errores al que alude el título en castellano: cuelgan al hombre equivocado y no hacen bien su trabajo. Cooper sobrevivirá al ahorcamiento, siendo salvado por un comisario llamado Johnson. Esposado, Cooper es llevado por Johnson ante el juez Adam Fenton de Fort Grant, el único reducto de paz y justicia en varios miles de kilómetros a la redonda. Una vez comprobada su historia, Cooper es dejado en libertad.

Fenton es un hombre agobiado por las circunstancias. Es el representante de la ley federal en el extenso territorio de Oklahoma, una tierra todavía salvaje que aún no pertenece a los Estados Unidos. El gran sueño del juez es ver a una Oklahoma pacificada convertida en un nuevo estado de la Unión, y para ello aplica la mano dura valiéndose de un número de comisarios, según él insuficiente, que le llevan criminales de todas las partes del futuro estado a los que no duda en condenar a la horca si así lo estima oportuno. Entre la población de Fort Grant los ajusticiamientos son el gran acontecimiento del día, y su principal forma de entretenimiento. Un pastor hace cantar al público himnos religiosos, y después se procede a dos, tres o más ahorcamientos simultáneos.

Fenton, falto como está de hombres aptos para el puesto de comisario, ofrece el puesto a Cooper. Éste, buscando venganza, no duda en aceptar. A partir de entonces el vaquero de debatirá entre sus deberes de ex-abogado y comisario y sus deseos de aplicar su propia justicia. En su primer encuentro con uno de aquellos que le lincharon, un hombre ya mayor que fue el único que tuvo dudas respecto a su culpabilidad, Cooper se comporta como un hombre de ley y encierra al hombre. Cuando casualmente se encuentro con otro de los culpables en un salón, el comisario le dejará muerto con varios disparos.

Ésa muerte le valdrá las reprimendas del juez, lo que devendrá en varios choques entre Cooper y Fenton respecto a su modo de ver la justicia y el modo de aplicarla. Así, nos encontramos con que el personaje de Eastwood tiene más en común con Harry Callahan que con el Hombre Sin Nombre.

Cometieron dos errores fue la primera película donde en los créditos figuraba por primera vez la compañía de Eastwood, Malpaso, que había creado poco antes pensando en principio para que sirviera como agencia para sus trabajos de actor. Con el tiempo, y sobretodo desde que el actor se pasara a la dirección, The Malpaso Company pasó a convertirse en una productora en toda regla.

Aunque ejerciendo su nuevo poder de actor taquillero Eastwood hubiera elegido a Ted Post como director, lo cierto es que el estilo televisivo del director perjudicó a la cinta en determinados momentos, con planos algo rimbombantes y escenas acompañadas por la típica música “de tensión” de las series de la pequeña pantalla. Las escenas románticas de la película, vistas hoy en día, resultan algo pobres, aunque ayudaron a desmarcar a Cooper del pistolero anónimo de sus trabajos con Leone. Con todo, Post se revela como un director efectivo y hasta cierto punto imaginativo, logrando sacar adelante un buen western, que sin llegar a la altura de los filmes de Leone o de los grandes maestros estadounidenses del género, se deja ver y cumple con su función de narrar una historia y que ésta nos entretenga. Aunque también es posible que sin el carisma de Eastwood Cometieron dos errores perdiera varios puntos. Desde luego el actor quedó contento con los resultados, ya que años después contó con el Post para que dirigiera una de las secuelas de Harry el Sucio. De hecho, no me extrañaría que un Eastwood que siempre estaba atento y dispuesto a aprender se hubiera impregnado de algo del director mientras rodaba la película. Personalmente, a mí la escena del linchamiento y esa extraña música onírica que la acompaña me hacen pensar en los momentos iniciales de Infierno de cobardes o El fuera de la ley.

Cometieron dos errores es un trabajo de transición para Eastwood, y seguramente guste a los admiradores del actor o a los fanáticos del western, pero, sin ser una mala película, desde luego no se cuenta entre lo mejor del actor.


lo mejor Lo mejor de "Cometieron dos errores"...

La presencia de Eastwood, los duelos entre juez y comisario y algunas curiosidades históricas del Oeste de 1860.

lo peor Lo peor de "Cometieron dos errores"...

El en algunos momentos algo rechinante estilo televisivo del director.

Critica de "Cometieron dos errores" publicada el 2008-02-21
Ver más críticas de Moebius




Película del Especial "Far West"
"El cine adaptó las novelas baratas que relataban un sinfín de aventuras, a veces reales, a veces inventadas o simplemente magnificadas por la imaginación popular, de personas como los célebres cowboys, auténticos héroes masculinos." por Victor Bilbao
  Ir al especial Far West

Película del Especial "Clint Eastwood"
"Eastwood no es sólo el mejor director de su generación, es además un intérprete infravalorado, uno de los tipos duros de Hollywood, y un gran autor cuyas descripciones del pasado y presente de su país le emparentan directamente con John Ford." por Moebius
  Ir al especial Clint Eastwood