Crítica de El Violín Rojo

"

Las historias tienen un interés desigual, muy irregular el grado de atención que se les puede merecer. El primero, el de su construcción, es vital para entender el resto de las piezas, siendo el segundo, el del niño que va para virtuoso, el mejor."

 


Iñaki Bilbao por Iñaki Bilbao


cartel de El Violín Rojo

Director: François Girard
Estreno: 1998-01-01
Genero: Drama

"Se narran las diversas vicisitudes que tienen lugar a lo largo de cuatro siglos, en relación a un extraordinario violín rojo, de grandísimo valor.
Desde su concepción, allá por 1681, hasta su gran subasta para las personas más pudientes".

Interesante, pero algo anodino trabajo de François Girard, un realizador que denota un extremo cuidado artístico en cada uno de los componentes que utiliza.
La historia es buena: ver qué va sucediendo a las personas que poseen, en un momento determinado, un extraordinario violín rojo.

Desde finales del siglo XIX, hasta finales del XX, vamos contemplando, de forma muy irregular, diversas vicisitudes humanas, que tienen como elemento acreditativo, el dolor y la muerte de quienes lo van poseyendo. A veces por muerte natural, otras por estar bajo el encanto o maleficio del citado instrumento.

Las historias tienen un interés desigual, siendo muy irregular el grado de atención que se les puede merecer. El primero, el de su construcción, es vital para entender el resto de las piezas, siendo el segundo, el del niño que va para virtuoso, el mejor desde el punto de vista estrictamente humano.

Sin embargo, el resto adolece, muchas veces, de pasión, aunque el que tiene lugar en la Revolución Cultural de Mao está francamente bien, resultando algo fría en ocasiones, cuando no algo absurdos, pero muy románticos (el del rico y su amante escritora).
Lo mejor, en contra de lo que parecía, está al final de la película, con el momento de la subasta, una subasta que vamos viendo a lo largo de la película, a veces repiiendo momentos, aunque desde diferentes planos, que está narrada con inusitada intriga y auténtica tensión. Son los momentos en los que el buen actor que siempre es, aunque a veces lo haga en films muy menores, Samuel L. Jackson, es el protagonista.
Otro elemento que hace resentirse a este trabajo es el desmedido metraje. Muy largo para lo que se cuenta.

En resumen, interesante y con elementos muy positivos, como la fotografía, la música y la dirección artística, pero algo lenta e muy irregular.


lo mejor Lo mejor de "El Violín Rojo"...

El final de la película.

lo peor Lo peor de "El Violín Rojo"...

Resulta algo anodina en diversos momentos.

Critica de "El Violín Rojo" publicada el 2008-03-13
Ver más críticas de Iñaki Bilbao