ir al especial

Crítica de Zombies en el avión

 
"

Ésta calcomanía en plan zombie de Serpientes en el avión, no necesita de guión ni otras menudencias, pero sí de altas dosis de casquería, humor y mucho morro. "



Cecil B. Demente por Cecil B.
RSS: suscribir a RSS



cartel de Zombies en el avión
ver cartel

Director: Scott Thomas
Estreno: 2007-03-30
Genero: Terror



Llámalos como quieras, muertos vivientes, zombies, infectados… da igual, la cuestión es que están aquí, han regresado, como Stallone y LocoMía, y si los 90 no acabaron con ellos, nada podrá acabar con ellos. Los hay para todos los gustos y colores; apocalípticos, punkis, pandilleros, domésticos, lentos, rápidos como gacelas… Ellos sobreviven y se multiplican, como las cucarachas y los católicos, unos fruto de la superstición y el vudú, otros hijos de la ciencia, pero todos con algo en común, están muertos… ¡muertos de hambre! Y hoy, hay cerebro de azafata en el menú.


Un filme exploitation por definición es aquel que se adueña de ideas ajenas para rentabilizar el éxito en taquilla de otra película, por eso, que alguien se haya dedicado a copiar la mediocre (aunque muy divertida) Serpientes en el avión, que no brilla ni por su originalidad ni por sus aciertos, y que pasó por nuestras salas sin hacer demasiado ruido, como un ratón meando en algodones, me deja pasmado, boquiabierto y patidifuso, y debemos suponer que al director, Scott Thomas, le va la marcha y ha querido gastarnos una broma, colándonos la exploitation más absurda que uno pueda echarse a la cara, lo cual, en un principio, nos parece cojonudo, claro que sí.


La propuesta de Scott Thomas transcurre durante el vuelo nocturno de un avión de pasajeros con destino a París, cuyos tripulantes responden a los típicos clichés de producciones catastrofistas con trasfondo aéreo (la monja, el piloto apunto de jubilarse, el policía que escolta a un preso, el deportista famoso...) y aquí, aparte de enfrentarse a las consabidas turbulencias e inclemencias del tiempo, se las tendrán que ver también con la terrible amenaza que se esconde en la bodega de carga… ¡un zombie con jet lag!


Ésta calcomanía en plan zombie de Serpientes en el avión, no necesita de guión ni otras menudencias, pero sí de altas dosis de casquería, humor y mucho morro. El problema viene cuando el experimento se salda de forma irregular, ya que en el tête-à-tête que obviamente mantiene con la película protagonizada por Samuel L. Jackson, sale perdiendo, y eso es difícilmente perdonable.


Los escurridizos reptiles de Serpientes en el avión se zampan a chihuahuas, gatos, penes y tetas, y salen del váter, del canalillo de las chicas y de cualquier sitio imaginable, para liarla bien gorda, o sea que la peli es mala, pero divertida y gamberra (no se sabe muy bien si por convicción o por ineptitud, pero divertida al fin y al cabo), mientras que su versión zombie funciona, pero no la iguala en travesura y gamberrismo.


Zombies en el avión es un ejercicio del más voraz canibalismo cinéfago, una película de serie B con multitud de hemoglobina y situaciones disparatadas, ahí queda ese golfista que decapita a los zombies con un buen “swing” o el hecho de que, aunque estemos en un avión a 30.000 pies de altura, los zombies continúan surgiendo del suelo como si de un cementerio se tratara. Los tiroteos y las explosiones tampoco faltan, sin que haya por ello la correspondiente y lógica descompresión de la cabina (¡ah, puñeterías científicas!), y el sangriento remate final resulta tan cruento como hilarante, pero (sí amigos, aquí está el “pero” que todos esperábamos), uno tiene la sensación de que la broma debería ser mucho más desorbitada y descacharrante de lo que al final resulta.


lo mejor Lo mejor de "Zombies en el avión"...

Que todo es una gran broma.

lo peor Lo peor de "Zombies en el avión"...

Que debería ser más loca y divertida.

Critica de "Zombies en el avión" publicada el 2008-03-30
Más críticas de Cecil B. Demente




Película del Especial "Lo mejor (con perdón) del cine de Serie Z"
"Películas sin complicaciones y con aún menos ambiciones" por Ivan R. Gonzalez
  Ir al especial Lo mejor (con perdón) del cine de Serie Z