Crítica de Gal

"

Esta película refleja perfectamente por qué no hay cine político en nuestro país. Cine político actual, obviamente."

 


Israel Yojimbo Nava por Israel Yojimbo


cartel de Gal

Director: Miguel Courtois
Estreno: 2006-11-03
Genero: Drama

Cuando anunciaron la película GAL, me alegré. Para empezar, hacer una película sobre un episodio tan negro y reciente podía ser una señal de que en España se haría otro cine político que no fuera el de postguerra con pantalones de campana o la guerra civil con los buenos tan mártires y malos tan fachas.

Bueno, pues todo el esfuerzo que El Mundo hizo para sacar la historia del terrorismo de estado socialista se lo han cargado en su propia película. Han preferido hacer un film de acción con elemento periodístico, lógico tic que inauguraron con “El lobo” y que constata la falta de libertad creativa que impone un cine pagado por el Estado o, mejor dicho, el político de turno.

Esta película refleja perfectamente por qué no hay cine político en nuestro país. Cine político actual, obviamente.

Algo apesta cuando un personaje, réplica de alguien real como Amedo, tiene una frase que suena aproximadamente a esto: “Yo soy un facha, señorita. Antes estaba con Franco y ahora con la democracia. ¿Qué quiere decir eso? Que me cargo a alguien y me quedo más ancho que Dios.” Pues eso. Está claro, ¿no? Los GAL son culpa de Franco y sus seguidores. Además, como todo el mundo habla así de si mismo, mejor forma de caracterizar a un personaje, imposible.

La modestia brilla por su ausencia en esta película, ya que el protagonista de la guión es el productor de la película, y el dueño de la historia es director del periódico donde se desarrolla la acción del film. Se podrían haber ahorrado momentos Brubaker, frases heroicas y demás actitudes inverosímiles y de vergüenza ajena. ¿Por qué? Simplemente porque la historia no parece sobrepasar a ninguno de los personajes, no parece algo tan importante como resultó ser.

Aunque por otro lado, si bien no optaron por hacer un “JFK” a la española, refleja bien la actitud y las consecuencias de algo como estos atentados del gobierno de turno. Sobre todo cuando viene de determinada gente. ¿Alguien se acuerda de los GAL? Por eso esta película viene bien. Ojalá existiera la mitad de memoria o de iniciativas conmemorativas que con la guerra de Irak o el Prestige.

Pero si los dueños y descubridores de la trama no son capaces de aportar un tono respetuoso a una historia tan terrible como ésta, nadie se tomará en serio el GAL ni nada que venga despues. Particularmente, y con los antecedentes de Mundo Ficción, tiemblo cuando dicen que quieren llevar a la pantalla el 11M.

Una curiosidad: llamativo es que aquellos que califican a los GAL y su corrupción como una buena idea que acabó mal (“una mala gripe que había que pasar” según una canción de Sabina), deploran la pena de muerte. Es que debo ser bastante obtuso para no ver las ventajas de asesinar a inocentes bajo el criterio de un gobierno regido por políticos que enviar al otro barrio a alguien condenado por un juez que usa leyes.