ir al especial

Crítica de Dr Alien

"

Esta basura teen es el cine más descerebrado y cenutrio que se puede echar uno a la cara, solo recomendable para compradores asiduos de clearasil con las hormonas revolucionadas y treintañeros nostálgicos."

 


Cecil B. Demente por Cecil B.


cartel de Dr Alien

Director: David DeCoteau
Estreno: 1989-04-06
Genero: Comedia

Ni American Pie, ni Supersalidos ni pollas, la época dorada de la comedia adolescente fue los 80. Claro que aquí no encontramos tras la cámara a mi idolatrado John Hughes, sino al pérfido David DeCoteau, un pieza de mucho cuidado que ha basado gran parte de su filmografía en mezclar monstruos espantosos con chicas de buen alternar, títulos tan sugestivos como Chicas playeras de otro mundo o Crepozoides así lo avalan. En los 80 la mayoría de productos de consumo adolescente estaban destinados al videoclub, tenían escasas pretensiones y trataban el peludo tema de la pubertad de la manera más pueril y distraída posible, así que no era de extrañar que los primerizos escarceos sexuales de los petimetres de turno, se vieran mezclados con vampiros, hombres lobo, viajes temporales o, como es el caso, alienígenas, alienígenas con grandes domingas.

La propuesta de David DeCoteau nos cuenta como una bola de energía manda al hospital un profesor de biología. A la mañana siguiente llega a la universidad su sustituta, la doctora Xenobia, una neumática rubia de toma pan y moja que retomará las clases sobre el cuerpo humano describiendo el coito y preguntando a los alumnos sobre sus penes. La doctora elegirá como ayudante de laboratorio a Wesley, un remilgado y aburrido estudiante (lo que ahora llamamos un nerd) sin demasiada suerte con las chicas, por ahora, porque su vida sexual dará un vertiginoso giro cuando la maciza doctora le administre una vitamina especial y una carnosa antena le salga de la cabeza. Dicho apéndice no tardará en levantar pasiones entre el sector femenino y la primera en sucumbir será su profesora, con la que confraternizará encima de la mesa, mientras las probetas echan humo. Ya por la noche, los sueños de Wesley se poblarán de las más tórridas fantasías, en su interior, algo está cambiando, una extraña fuerza se está apoderando de él. Cuando despierta se calza sus converse, se pone sus gafas de sol y se levanta la solapa de la camisa, ¡tiene estilo!



Esta basura teen es el cine más descerebrado y cenutrio que se puede echar uno a la cara, solo recomendable para compradores asiduos de clearasil con las hormonas revolucionadas y treintañeros nostálgicos. No, no es una peli porno, aunque parezca que al prota le haya picado una polla radiactiva, eso sí, hay erotomanía festiva como para parar un tren. El principal reclamo de la cinta son su surtido elenco de actrices con pechonalidad y pelo cardado a lo Samantha Fox, encabezado por Judy Landers, una rubia siliconada que poco más ha hecho en este mundo, salvo salir en un par de episodios de El coche fantástico (realmente es el tipo de chica a la que se suele arrimar David Hasselhoff). Otro de los posibles encantos del filme es Stuart Fratkin en su eterno papel de amigo enrollado y molón, como ya hiciera en Teen Wolf II, por ejemplo. Billy Jacoby, el prota, también es una cara conocida de este tipo de subproductos, aunque perfectamente olvidable.



La cinta pretende mezclar humor fácil, fogosas alienígenas, mutantes sexuales y actuaciones de cabaret picantonas, con un resultado que puede caer en gracia a un pequeño sector del público, pero de valor cinematográfico realmente irrisorio.

 

La frase: “¡Madre de Dios, es una tetuda de Marte!”


lo mejor Lo mejor de "Dr Alien"...

Que salen tetas.

lo peor Lo peor de "Dr Alien"...

Que aburre a ratos (y eso que salen tetas).

Critica de "Dr Alien" publicada el 2008-04-06
Ver más críticas de Cecil B. Demente




Película del Especial "Lo mejor (con perdón) del cine de Serie Z"
"Películas sin complicaciones y con aún menos ambiciones" por Ivan R. Gonzalez
  Ir al especial Lo mejor (con perdón) del cine de Serie Z