ir al especial

Crítica de Las cuatro plumas

"

Las Cuatro Plumas es un viaje por el África inhóspita, bella y a la vez cruel, donde se nos muestra una bonita historia sobre la amistad, el amor y el valor."

 


Emilio Martín Luna por Emilio Martín


cartel de Las cuatro plumas

Director: Zoltan Korda
Estreno: 1936-04-07
Genero: Acción

Sobre 1880, las potencias europeas, ávidas de nuevos recursos y materias primas, de nuevas tierras con mano de obra y diferentes mercados en los que invertir sus beneficios, colonizaron por completo la por entonces desconocida y misteriosa África. La expansión por tierra virgen y la extracción de recursos, no sólo trajo el conflicto entre las propias potencias del viejo continente, que generó una de las causas de la Primera Guerra Mundial en 1914, si no que también produjo la revuelta de los nativos de muchas zonas. La guerra Anglo-Zulú y de los Boer en Sudáfrica, o de los ingleses en Sudan, fueron las más conocidas y que mayor repercusión tuvieron, reflejadas en publicaciones, artículos, libros de aventuras y películas. Lawrence de Arabia (1962) de David Lean, La Carga de la Brigada Ligera (1936) de Michael Curtiz, Gunga Din (1939) por George Stevens y el film que nos ocupa Las Cuatro Plumas (1939) de Zoltan Korda son los mayores exponentes sobre el cine de aventuras coloniales en la época de oro del cine americano.

Basada en la novela homónima de A.E.W Mason, Las Cuatro Plumas ha tenido hasta cuatro versiones en el mundo del celuloide, la primera, la más valorada, dirigida por Korda, la última más contemporánea y juvenil dirigida por el hindú Shekhar Kapur en 2002. Centrándonos en la clásica, Las Cuatro Plumas (The Four Feathers) narra la historia de Harry Faversham (John Clements), un joven oficial del ejército británico, amante de la poesía y en contra de cualquier acto bélico, que tras el anuncio de la guerra en el norte del Sudán, presenta su renuncia a combatir, y es repudiado tanto por su general, como por sus amigos, compañeros y por su prometida. Tres de sus amigos, John Durrance (Ralph Richardson), Thomas Willoughby (Jack Allen) y Peter Burroughs (Donald Gray), en señal de su desprecio, le envían tres plumas blancas, un símbolo de cobardía para los ingleses, a la que se une la de su prometida Ethne Burroughs (June Duprez).

Faversham, perteneciente a un linaje de oficiales británicos, avergonzado, siente que ha fallado a sus amigos y novia, decide desquitarse y emprender un arriesgado y largo viaje por Egipto, en busca de su compañía militar, para ofrecerle su ayuda, para ello recorre todo Egipto, internándose en líneas enemigas, territorio de los Derviches, vestido de Sangali. Los Sangalis, era una etnia del Sudán, marginada y repudiada, que se caracterizaban por tener la lengua cortada y estar marcados en su frente. Durante su viaje, descubre el Nilo que le llevará al Sudán, tierra Derviche, e irá conociendo costumbres de la zona, y las diversas culturas tan diferentes a la inglesa. De hecho, antes de hacerse pasar por un sangali, el médico que le hace la marca en Suakin se sorprende de la decisión del joven oficial ingles, “Siempre tan raros los ingleses; ¿por qué preocuparse?, sea un cobarde y viva feliz" Y Faversham le contestó: "No, doctor. He sido un cobarde y no era feliz". Diferentes culturas, punto de vista distinto.

La imposición de la cultura anglosajona, era un máxima en el colonialismo africano, sin respetar la cultura autóctona. Los procesos de cristianizar la población y enseñar el idioma soberano, aparecían en los poemas de Rudyard Kipling, donde nos hablaba de los nativos, “como pobres ignorantes, sin principios aunque luchadores de primera clase” haciendo referencia a los Fuzzy Wuzzie, tribus guerreras del Sudán. Así es la visión de Las Cuatro Plumas y de los films de igual temática en los años 30, donde nos describían a las tribus africanas como seres despiadados y crueles frente al honor, la valentía y elegancia del gran ejército británico (“la guerra era guerra, los hombres eran hombres" “y perder un brazo de un sablazo significaba sólo una pequeña incomodidad” narraba orgulloso el general Burroughs). En el remake de 2002, una película creada dentro de un mundo más globalizado, y siendo políticamente correcta, ya se nos ofrece, una visión más objetiva y respetuosa, donde el nativo africano, tiene una serie de valores y principios, y que el honor, el valor y el respeto son comunes para cualquier tipo de raza.

Continuando su viaje, y comprobando la crueldad en territorio africano, Harry Faversham encuentra a su amigo John Durrance, totalmente ciego, tras una insolación y un combate con los guerreros Fuzzy-Wuzzie, al que ayuda a sobrevivir, cuida de él y lo lleva con la compañía militar más cercana. Después Harry, se dirige a la fortaleza de Karthoum, la más grande de la nación Derviche, en Ondurman, a rescatar a sus otros dos amigos, que se hallan presos, y devolverles sendas plumas. Consiguen escapar, y Harry Faversham recupera su honor, la amistad y el amor de su prometida después de su heroica misión.

La adaptación de Zoltan Korda, es la menos fiel a la novela original, ya que se adelanta quince años a los hechos reales, cuando el general Gordon fue derrotado por el Madhi (El Enviado), Mohammed Ahmed, en Karthoum y Abu Klea. Korda, narra la historia de la victoria del general Kitchener ante el sucesor del Madhi, el Califa, que ocurre quince años después de la hazaña de Harry Faversham. Pese a su libre adaptación, tiene el encanto de las primeras grandes superproducciones del cine americano, y es el ejemplo del mejor cine de aventuras que sembró la base del cine actual. Con mucho menos calidad pero más fiel a la novela de Mason es la versión de Shekhar Kapur, protagonizado por el malogrado Heath Ledger (Faversham), Wes Bentley (Durrance) y Kate Hudson (Ethne), donde nos muestra una visión más real de la raza africana, de las tribus Fuzzy-Wuzzies, denominadas así por su rizado pelo, y un personaje que representa el honor y la cultura musulmana, interpretado por Djimon Hounsou, en una bonita aunque descafeinada película de aventuras, que acercó a las nuevas generaciones la historia de Las Cuatro Plumas y del colonialismo británico a finales del S.XIX. Las Cuatro Plumas es un viaje por el África inhóspita, bella y a la vez cruel, donde se nos muestra una bonita historia sobre la amistad, el amor y el valor.


lo mejor Lo mejor de "Las cuatro plumas"...

La aventura.

lo peor Lo peor de "Las cuatro plumas"...

Que el film de 2002 tuviera tan poca repercusión.

Critica de "Las cuatro plumas" publicada el 2008-04-07
Ver más críticas de Emilio Martín Luna




Película del Especial "Cine con mayúsculas"
"Clásicos inmortales del séptimo arte" por Emilio Calvo de Mora
  Ir al especial Cine con mayúsculas