Crítica de Whistle stop

"

Lo mejor, junto al personaje compuesto por McLaglen es la belleza de Ava Gardner, en el mejor momento físico de su carrera, que está bellísima en todo momento, aunque lleva más de la cuenta un mismo vestido."

 


Iñaki Bilbao por Iñaki Bilbao


cartel de Whistle stop

Director: Leonide Moguy
Estreno: 1946-01-01
Genero: Drama

"Una bella señorita vuelve a su hogar, un pueblo de medio pelo de Los Estados Unidos, tras haber marchado años atrás a las grandes ciudades como Chicago, con objeto de, sobre todo, olvidar a su gran amor, un hombre cuya pasión es el juego.
Se trata de un hombre fundamentalmente bueno, pero demasiado independiente y con cierta fobia a buscar un trabajo honrado. Solo tiene un amigo, un hombre tosco, camarero de un local de mala reputación regentado por un gángster local de más bien poca categoría, pero peligroso. Al encontrarse de nuevo los dos ex-amantes, vuelve a saltar la chispa, pero el truhán será un obstáculo grande para su amor, amén de la inestable personalidad del novio, muy celoso y receloso de todo. El amigo (el camarero) le hará al jugador un tentadora proposición: asesinar y robar al gángster, que todos los meses, el mismo día y a la misma hora transporta una gran cantidad de dinero proveniente del juego..."

Entretenido drama con buenas dosis de intriga, que resulta amena e interesa a partir de que el amigo del protagonista, muy bien interpretado por el siempre excelente Victor McLaglen, se convierte en casi casi el principal personaje. Por lo menos es el que tiene más chispa y con mayor bagaje dramático. Compone un personaje inrtrigante, lo que acerca al filme, hasta entonces un más bien vulgar drama de amores y desamores, al cine del más puro género negro.

Por lo demás, la dirección de Moguy es convencional y no sabe, me temo, extraer con acierto los mimbres de los que dispone, que no son pocos. Sin embargo, le falta constancia y mesura para que la cinta tenga la profundidad necesaria para convertirla en imperecedera o, al menos, en recordable a través de los años.

Lo mejor, junto al personaje compuesto por McLaglen es la belleza de Ava Gardner, en el mejor momento físico de su carrera, que está bellísima en todo momento, aunque lleva más de la cuenta un mismo vestido. Y digo más de la cuenta, porque lo lleva en la calle, vale, pero también dentro de su casa. Eso no es creíble.

Gardner está bien en todo momento, aunque destaca sobremanera en la escena en la que le echa la bronca, llamándole cobarde, a McLaglen, cuando este, al menos en apareciencia, le abandona al protagonista cuando más lo necesita.

También es muy buena la escena, por su hondo dramatismo, llena de rabia y amor al mismo tiempo, en la que la actual novia del protagonista, postrada en la cama de un hospital a causa de un absurdo accidente (no muy creíble, todo sea dicho), le espeta lo que de verdad piensa de él. Le dice las verdades del barquero, algo que le hará, de una santa vez, reflexionar acerca de lo que su vida ha sido hasta entonces.

En resumen, agradable film, que podía haber llegado más lejos, pero que gusta y deja un más que aceptable sabor de boca.


lo mejor Lo mejor de "Whistle stop"...

Víctor McLaglen. La belleza de Ava Gardner.

lo peor Lo peor de "Whistle stop"...

Algunos hechos no son muy creíbles.

Critica de "Whistle stop" publicada el 2008-05-03
Ver más críticas de Iñaki Bilbao