Crítica de Indiana Jones y El templo maldito

"

La peor de las entregas clásicas de Indiana Jones podría competir sin despeinarse con las películas de acción que inundan hoy las carteleras."

 


Taliesin por Taliesin


cartel de Indiana Jones y El templo maldito

Director: Steven Spielberg
Estreno: 1984-08-02
Genero: Acción

A sólo diez días del estreno de la cuarta entrega del arqueólogo al que da vida Harrison Ford, vamos a hablar de la que fue su segunda aventura: Indiana Jones y El Templo Maldito. Es curioso que para algunos esta es la mejor de las tres películas “clásicas” y para otros, entre los que me incluyo, es la peor. Creo que la razón principal por la que algunas personas la consideran la mejor es porque está repleta de acción sin freno. Desde la escena de entrada en un club de China hasta la famosa escena del puente, no hay apenas un minuto de descanso. Es un continuo correr de un lado para otro y reparto de puñetazos non stop. Precisamente, esta es la razón por la que pienso que es la peor. El éxito de Indiana Jones se basa en la ajustada mezcla de aventura y acción, de escenas más reflexivas con otras en las que predominan las carreras y las tortas, y en El Templo Maldito hay mucho de lo segundo y nada de lo primero.

Otro gran fallo de esta entrega es el objeto buscado. La verdad es que si comparamos el Arca de la Alianza, o el Grial, con una piedra pulida que tiene tres rayas, el canto rodado pierde por goleada. La mitología que rodea al arca o al cáliz es suficiente para que la película eche a andar antes de que empiezen los créditos. En cambio, las piedras de Sankara, por muy mágicas que sean o muy exóticas que parezcan no tienen el empaque suficiente como para justificar una película completa. Y tanto es así que el doctor Jones no parte desde Estados Unidos en su búsqueda, sino que prácticamente se ve inmerso en ella por accidente. Quizás la historia de las piedras de Sankara hubiera valido para la entrada de una de las aventuras, pero desde luego no sirve para sostener una trama interesante.

Otro de los aspectos interesantes de la saga que se pierde es la dualidad Indiana vs Dr Jones, que imbuye al personaje del misterio de los superhéroes de capa y personalidad secreta. Aquí sólo veremos a Indiana y esto significa que la hora de las tortas dura toda la película. Además, el mapa con la raya roja sale solamente una vez, lo que significa que no hay mucha tela que cortar.

El resultado final es una película algo superficial, que intenta remontar una y otra vez con altas dosis de acción y alguna que otra escena sobrada de casquería. La chica es un adorno, el malo tiene tanto carisma como la piedra de las tres rayas y los indios con turbante no acojonan como los nazis. Las gracietas de Tapón animan a ratos y sólo hay dos o tres momentos verdaderamente memorables (la escena del puente y en la que Indy queda hipnotizado por beber la sangre de Kali Ma). Lo siento, pero la escena de las carretillas de la mina nunca me convenció y además ha envejecido regular.

Pero, pese a todo lo negativo que haya podido decir sobre Indiana Jones y El Templo Maldito, resulta que es entretenida y es mejor que muchas de las películas de supuesta acción de hoy en día, que vienen precedidas por semanas de promoción. Simplemente considero que es la peor de las tres entregas clásicas. Aunque con las otras dos joyas al lado, este no tiene porque ser un comentario muy negativo.


lo mejor Lo mejor de "Indiana Jones y El templo maldito"...

En una película bastante más entretenida que la media. Las escenas del templo, con los sectarios cantando son bastante impactantes.

lo peor Lo peor de "Indiana Jones y El templo maldito"...

Es algo superficial y no aprovecha el personaje como si se hace en las otras dos entregas. La cenita de delicias de la huerta. De pequeño me dió un poco de asquito y ahora que ya soy talludito la encuentro un tanto ridícula.

Critica de "Indiana Jones y El templo maldito" publicada el 2008-05-12
Ver más críticas de Taliesin


Otras criticas de Indiana Jones y El templo maldito

Ver todas las críticas de