Crítica de Labios sellados (Time Limit)

"

No se sabe a qué carta quedarse con el discurso final. Un discurso claramente humanista, donde se defiende al ser humano en aquellas negativas e incluso vergonzosas decisiones tomadas en situaciones faltas de libertad, honor y respeto al ser humano."

 


Iñaki Bilbao por Iñaki Bilbao


cartel de Labios sellados (Time Limit)

Director: Karl Malden
Estreno: 1957-01-01
Genero: Suspense

"Un coronel del Ejército de Los Estados Unidos de Norteamérica, ultima los interrogatorios a las personas implicadas en un supuesto caso de traición y colaboracionismo, en la persona de un soldado preso por el Ejército Coreano, durante la Guerra de Corea. El soldado se declara culpable desde el principio y no desea que se le ayude, pero el Coronel, antes de que se le forme un Consejo de Guerra al soldado, desea investigar bien qué y por qué hizo lo hizo cuando estaba preso".

Se trata de saber si habrá o no, al fin, un Consejo Militar, y para ello el protagonista inicia una serie de interrogatorios. Al haberlos, fácilmente podemos deducir que lo más importante de esta cinta son los diálogos. Unos diálogos en este caso, sencillos y fácilmente comprensibles, llevados a cabo por una serie de estimables intérpretes, que en el caso de Richard Widmark, Richard Basehart, Martim Balsam y Rip Torn, adquieren altas cotas de calidad dramática.

Sencilla y eficaz puesta en escena, buena fotografía en blanco y negro y un momento para el recuerdo: la visita y posterior diálogo del protagonista a la esposa  (excelente June Lockhart)del supuesto traidor .

Pero, además del hecho de que sea muy entretenida y resulte interesante en todo momento, está el hecho de su ambigüedad. Es decir, no se sabe a ciencia cierta a qué carta quedarse con el discurso final. Un discurso claramente humanista, donde se defiende al ser humano en aquellas negativas e incluso vergonzosas decisiones tomadas en situaciones faltas de libertad, honor y respeto hacia el ser humano.
Pero también prevalece, se llega a decir, EL CÓDIGO, así, con mayúsculas, Militar.
Así que no se sabe bien al final qué es más importante, si la decisión personal, como ser humano indivisible y libre, o cumplir, siempre, sea cual sea la situación, dicho cógido.

Supongo que, por todo ello, se deja al espectador que decida qué hubiera hecho él en lugar del protagonista. No se toma, por tanto, partido claro por ninguna postura, pero sí que yo noté un cierto tufillo final, de ese particular honor militar, que tantas vidas humanas han costado, cuestan y costarán. En fin...


lo mejor Lo mejor de "Labios sellados (Time Limit)"...

Es muy interesante. Rip Torn.

lo peor Lo peor de "Labios sellados (Time Limit)"...

Al final su mensaje resulta ambigüo, no sabiendo el espectador a qué carta quedarse.

Critica de "Labios sellados (Time Limit)" publicada el 2008-05-23
Ver más críticas de Iñaki Bilbao