ir al especial

Crítica de La fuerza de la nobleza (The Plainsman)

"

Lowell Rich, se limita a filmar con honradez y artesanía un argumento un tanto trillado, aunque con el supuesto aliciente de ver juntos a tres héroes del far west: Will Bill Hickok, Juanita Calamidad y Búffalo Bill. Y al final hasta sale Custer."

 


Iñaki Bilbao por Iñaki Bilbao


cartel de La fuerza de la nobleza (The Plainsman)

Director: David Lowell Rich
Estreno: 1966-01-01
Genero: Western

"Will Bill Hickok ha dejado el ejército y se dispone a regresar a su hogar dispuesto a llevar una tranquila vida cazando, pescando, durmiendo, jugando a las cartas y pasando un buen rato de vez en cuando con alguna bonita mujer. Sin embargo, cuando está llegando es asaltado por "Cuchillo negro", un cheyenne que desea la guerra con los blancos y que tiene, así como unos veinte guerreros más, rifles de repetición. Algún hombre blanco se los está suministrando. La intervención del jefe de los cheyennes, viejo amigo suyo, le salva la vida, pero él informa al teniente al mando del ejército del lugar, del asunto de los rifles. Sin embargo, el teniente es un joven que se cree se las sabe todas y no hace lo que tiene que hacer. Mientras, se vuelve a ver con su antigua novia, la simpar Jane Calamity, y su viejo amigo de juergas y guerras, William Cody, el futuro "Buffalo Bill". Entre los dos amigos deberán devolver la paz al lugar, cuando Calamity sea capturada por "Cuchillo negro"".

Convencional western de serie B, realizado por Lowell Rich, un director que en la televisión ha conseguido un buen número de premios, pero que en el cine jamás pasó de segunda o incluso tercera categoría.

Aquí se limita a filmar con honradez y artesanía un argumento un tanto trillado, aunque con el supuesto aliciente de ver juntos a tres héroes del far west, todos ellos personajes reales: el famoso pistolero y jugador (aquí de pistolero no tiene nada) Will Bill Hickok, el futuro Búffalo Bill, William Cody, y la aguerrida Jane Calamity, que durante mucho tiempo fue el gran amor de Hickok (hasta la muerte de él).

Por lo demás, las escenas del final, con la pelea entre los cheyennes y las tropas del Ejército, están bien filmadas y la puesta en escena, en rocosos escenarios, es ágil.
Pero no tiene mucho más de verdadero interés, a no ser dos escenas concretas. La primera y mejor, lo que le dice Calamity a la recién esposa de Cody acerca del amor y de los hombres. Y la segunda, el diálogo a tres bandas entre el protagonista y los dos indios (los siempre excelentes Simón Oakland y Henry Silva, que siempre que hacía de indio lo parecía), donde se habla de lo que da el título en español a la cinta: de la verdadera fuerza, que no está en el valor, ni en las armas de las que uno dispone, sino en la nobleza del alma y del espíritu del ser humano.

Bastante discreta aunque entretenida, cuesta recordarla pasado un muy corto tiempo.


lo mejor Lo mejor de "La fuerza de la nobleza (The Plainsman)"...

Es entretenida en líneas generales. El díálogo entre las dos mujeres.

lo peor Lo peor de "La fuerza de la nobleza (The Plainsman)"...

No tiene mucho de particular, por lo que se aboca al olvido más inmediato.

Critica de "La fuerza de la nobleza (The Plainsman)" publicada el 2008-06-03
Ver más críticas de Iñaki Bilbao




Película del Especial "Far West"
"El cine adaptó las novelas baratas que relataban un sinfín de aventuras, a veces reales, a veces inventadas o simplemente magnificadas por la imaginación popular, de personas como los célebres cowboys, auténticos héroes masculinos." por Victor Bilbao
  Ir al especial Far West