ir al especial

Crítica de La muerte de un quinqui

"

El ritmo de narración es lento, una sucesión de planos sin mucho sentido, un guión que pintaba interesante echado a perder en la poca profundidad dramática."

 


Andrés Pons por Andrés Pons


cartel de La muerte de un quinqui

Director: León Klimovski
Estreno: 1975-06-07
Genero: Drama

PAUL NASHY Y LEÓN KLIMOVSKI es una de las grandes parejas del terror casposo hispano, desde la noche de WALLPURGIS, Una libélula para cada muerto o último deseo. En ellas el famoso hombre lobo español solía encargarse de los guiones. Dos importantes interrogantes me planteaban este filme, por una parte la pareja marciana formada por Paul Naschy y la presentadora de cine de barrio Carmen Sevilla, que en los 70 empezó a darle al terror en títulos como la cruz del diablo o nadie oyó gritar.

Por otra parte ver a dos expertos en la serie b de monstruos desenvolverse en un terreno más adulto, con toques dramáticos es realmente curioso.

En eso queda está cinta, simplemente curiosa y rareza para coleccionistas, por un lado NASCHY solo se pasea con cara de tipo duro o machote de medio pelo en una interpretación acartonada, después tenemos al pésimo FRANK BRAÑA visto en caspas como mil gritos tiene la noche o santo contra la muerte en uno de sus peores papeles “Que ya es decir”. El rimo de narración es lento, una sucesión de planos sin mucho sentido, un guión que pintaba interesante echado a perder en la poca profundidad dramática. Un final precipitado, solo se salva por la interpretación de Carmen Sevilla por lo menos soportable. Un filme tan ambicioso como fallido en todos sus aspectos. Por cierto la pareja protagonista no tiene ninguna química.

lo mejor Lo mejor de "La muerte de un quinqui"...

Carmen Sevilla.

lo peor Lo peor de "La muerte de un quinqui"...

Todo.

Critica de "La muerte de un quinqui" publicada el 2008-06-07
Ver más críticas de Andrés Pons




Película del Especial "La Caspoteca"
"Grandes clásicos de la España del destape" por Tito Chinchan
  Ir al especial La Caspoteca