Crítica de El secreto de los Incas

"

Cine de aventuras construido desde la sobriedad y la fluidez de sus diálogos, que con el paso del tiempo y desde la plasticidad del technicolor nos transmite aquellas sensaciones del cine en sensión matinal o sobremesa"

 


José A. Peig por José A.


cartel de El secreto de los Incas

Director: Jerry Hopper
Estreno: 1954-07-11
Genero: Acción

La aventura siempre ha sido el ámbito de la soledad del perdedor o el hombre descarriado que esconde su humanidad tras la polvorienta coraza del buscador de tesoros. Harry Steele (Charlton Heston) personifica el esquema vital que ha definido al héroe en colisión con los perfiles en los que puede verse reflejado o percibir la conducta moral antagónica a su desarraigo, lucha de opuestos que genera la evolución moral. Junto con Ed Morgan y Elena Antonescu forma un triángulo modélico para el clasicismo más elemental y el exotismo de la aventura en mundos cuya geografía (las alturas del Machu Picchu en Perú) es la escenificación explícita de un lugar mítico en la cinematografía: la dorada luz solar que retorna, al tiempo que los personajes van al encuentro de su destino.

Cine de aventuras construido desde la sobriedad y la fluidez de sus diálogos, que con el paso del tiempo y desde la plasticidad del technicolor nos transmite aquellas sensaciones del cine en sensión matinal o sobremesa, un modo de producción extinto porque ya no puede colmar las necesidades del espectador actual. Estamos en el año 1954, y dirige el olvidado Jerry Hopper.

Critica de "El secreto de los Incas" publicada el 2008-07-11
Ver más críticas de José A. Peig