Crítica de Donnie Brasco

"

A propósito de "Infiltrados", de Martin Scorsese... uno de los mayores aciertos de “Donnie Brasco” fue ofrecer las actividades cotidianas de unos ‘gangsters’ desprovistos de todo ‘glamour’."

 


Carles por Carles


cartel de Donnie Brasco

Director: Mike Newell
Estreno: 1996-01-01
Genero: Drama

A propósito de “Infiltrados” de Martin Scorsese. Cuando parecía que ya se había dicho la última palabra sobre la mafia, en títulos como “El Padrino”, “Uno de los nuestros”, “Muerte entre las flores” o “El funeral”, apareció en 1.997 una pequeña obra interpretada por Johnny Depp y Al Pacino. Su título: “Donnie Brasco”.

Se basó en en las experiencias reales de un agente del FBI, Joe Pistone, infiltrado durante seis años en un clan mafioso de Nueva York con el objetivo de recabar pruebas para la detención de delincuentes.

Hombres grises y ordinarios que muy bien podrían calificarse de auténticos currantes del oficio. Tenían que ganarse el pan día a día traficando o robando lo que fuera, desde joyas a recaudaciones de un simple parquímetro.

Joe Pistone (Johnny Depp) no revelará el secreto ni a su esposa. Y desarrollará un amistad paterno-filial sincera con Lefty Ruggiero (Al Pacino),un mafioso de poca monta y un perdedor nato que padrinará al joven Joe en un mundillo, el situado al otro lado de la ley, que no carece de atractivo.

De manera que el protagonista acabará debatiéndose entre la fidelidad a su compañero y mentor (y con la posibilidad que él ya sea también “uno de los suyos”), y la obligación de cumplir con su deber como policia. Una disyuntiva especialmente importante en un entorno donde la traición es considerada como un delito peor que el asesinato.

Por supuesto, es una delicia ver juntos a Johnny Depp y Al Pacino, o a Michael Madsen como secundario. El guión es preciso y la música intimista, compuesta por Patrick Doyle, define perfectamente la amistad.

Dirigida por Mike Newell (“Cuatro bodas y un funeral”) tiene un ritmo pausado, pero trepidante, y una encomiable fuerza en algunas imágenes. Por ejemplo, en los títulos de crédito iniciales, y con el primer plano en blanco y negro de la mirada de Joe / Johnny Depp, nos sugiere ya que éste se convertirá en un observador frío y ambiguo.

Y la fotografía, de tonalidades apagadas, no contagia de monotonía sinó que ayuda a la historia a ser coherente con personajes grises, que pueden llegar a ser tanto mediocres como héroes anónimos.

(Nota: sólo como dato, en la realidad, Lefty, autor de una veintena de asesinatos, sólo pudo ser acusado de ¡chantaje!, pero la película le reserva otro "final").

Critica de "Donnie Brasco" publicada el 2006-11-02
Ver más críticas de Carles