Crítica de Ella es el partido

"

Sin ser una magna obra, consigue recordarnos a quien quiere homenajear y divierte como pocas en un triste panorama de remakes y secuelas."

 


Israel Yojimbo Nava por Israel Yojimbo


cartel de Ella es el partido

Director: George Clooney
Estreno: 2008-06-06
Genero: Comedia

Después de su pretencioso ejercicio de dirección y recreación que fue "Buenas noches y buena suerte", Clooney ha aprendido que menos es más, y que con un fuerte guión y una realización trabajada se puede conseguir una buena película y, además, muy agradable.

Ella es el partido reúne con acierto muchos tópicos de la comedia clásica: unos protagonistas que saben recitar ágilmente los diálogos, una fotografía brillante y juguetona y un argumento aparentemente infantil pero con gran carga nostálgica y de queja. No de denuncia, sino de queja.

La nueva peli de Clooney, que aquí vuelve a mostrar sus encantos disfrazados de muecas y caritas, es un tratado de cómo la vieja escuela pierde su encanto por una nueva escuela que impone sus reglas. Todo esto aderezado de la trama amorosa correspondiente. Eso si, mal gusto el haber escogido a la neumática Zellwegger y no a, por ejemplo, Rachel McAdamas, mil veces mejor actriz y mucho más atractiva para la historia.

El pianista, la secuencia de las literas del tren, del garito clandestino de blues y los típicos hombres rudos y cabezashuecas pero encantadores son los ingredientes de una receta que ha salido deliciosa y con un toque maestro. Sin ser una magna obra, consigue recordarnos a quien quiere homenajear y divierte como pocas en un triste panorama de remakes y secuelas.

Buena.