Crítica de Palindromos

"

Por encima de todo, un relato lírico, atosigador de nuestras conciencias y a menudo una divertida elegía a cualquier alma perdida, a pesar del lastre de un conjunto un tanto irregular."

 


José A. Peig por José A.


cartel de Palindromos

Director: Todd Solondz
Estreno: 2006-09-29
Genero: Drama

“Palíndromos“, la metáfora de nuestra tragedia como pretendidos entes instigadores del cambio y la evolución del ser que no encuentra salidas a un universo de vacuidad y desorientación. Da lo mismo cómo te nombran y cual es tu aspecto físico: eres todos, todos somos lo mismo, no hay cambio, solo el dolor que nace de la incomprensión.

Cine analítico, cine de inmersión en pensamientos perturbadores y en los oscuros estados del ser. Pero también hay ínfulas de gusto y esperanza por la inocencia, a la vez que miedo a la infancia, etapa de máxima desorientación en ese continuo de seres solitarios que huyen a otras cárceles emergidas en un tejido social desestructurado, en una amargura de sueños que son sombras de lo anhelado y perdido para siempre.

Todd Solondz ha tejido de manera brillante un agrio poema sobre el amor y el miedo a la vida. Quizá no hay mayor crueldad que la de hacer nacer. Pero sin la perpetuación de la vida perdemos toda esperanza en el amor y en que la necesidad de amar y ser amados pueda traernos algo más que el deseo y el goce poético de las almas vulnerables. Aviva podría ser toda la sociedad o la oveja perdida que nos grita a la conciencia desde sus páramos. La estructuración del poema en un mismo perfil esencial que toma distintos rostros está bastante logrado y alcanza la debida significación metafórica. El cine de autor no tiene porqué ser un juguete para cinéfilos pedantes, Solonzd, audaz y sincero, nos demuestra que en piezas tan pequeñas e insólitas como estas se descubre la singularidad de una idea o unos pensamientos que no tienen cabida en el cine de masas. Solo por eso su última obra merece ser disfrutada por todo tipo de público, aunque los cines en los que se está proyectando tras su llegada a España con dos años de retraso pueden contarse con los dedos de la mano.

No obstante, cine de autor no conlleva necesariamente la garantía de cine de gran calidad. A pesar de su estimulante y correcta labor fílmica, “Palíndromos” no va más allá de unos perfiles y un relato que acaban resultando demasiado megalómanos, y peca de un manierismo demasiado explícito en un discurso determinista y abocado al mero efecto en la mente del espectador, sin dejar el suficiente margen de decisión frente a una obra que debió encaminarse a mostrar una agria imagen del destino y la vida, pero sin manipular y atendiendo a la pretendida complejidad del discurso. Por otro lado, la grotesca caracterización de algunos personajes no siempre surte efecto funcionalmente hablando ( en algunas secuencias no pasa de ser una extravagancia caprichosa de dudoso gusto , si bien en otras escenas, tramos o lugares parece amoldarse a una textura de poema circense en torno al mundo Freak con bastante empaque).

Por encima de todo, un relato lírico, atosigador de nuestras conciencias y a menudo una divertida elegía a cualquier alma perdida, a pesar del lastre de un conjunto un tanto irregular.