ir al especial

Crítica de El Baile de los Vampiros

"

Una película que consigue ser una comedia seria sobre vampiros sin caer en el absurdo, con muy buenas intenciones, pero que se queda a medio camino, faltándole algo más de miga en su contenido."

 


elprimerhombre por elprimerhombre


cartel de El Baile de los Vampiros

Director: Roman Polanski
Estreno: 1967-09-09
Genero: Comedia

Elprimerhombre ha vuelto a entretenerse con El baile de los vampiros, de Roman Polanski, una película que se basa plenamente en su carismática pareja protagonista, consiguiendo inteligentes gags con sus buenas interpretaciones.

La historia se desarrolla en las tierras de Transilvania, donde el profesor Abronsius (Jack Mac Gowran) y su ayudante Alfred (Roman Polanski), pasarán una aventura que nunca olvidarán. El tal Abronsius, a quien sus colegas de la universidad lo llamaban "el chiflado", basándose en sus investigaciones y estudios de maestros, cree que va por buen camino en la búsqueda de vampiros, unos seres que no se reflejan en los espejos, como bien dice la teoría de un tal Alivori. Entonces, a partir de su llegada a una taberna, nuestros protagonistas se verán inmersos en un camino sin retorno, consiguiendo entrar en el castillo del Conde Von Krolock (Ferdy Mayne), el día después de que este hincara los colmillos a la bella e inocente Sarah (Sharon Tate), la hija del propietario de la taberna, Shagal (Alfie Bass).

 Ya desde el inicio nos damos cuenta de que Polanski tiene claras sus intenciones, cambiando el león de la Metro por un dibujo de un vampiro (un poco cutre a decir verdad), seguido de unas letras de crédito escritas a mano, estilizadas con un cierto tenebrismo (las podría firmar el mismo Tim Burton), mientras una gota de sangre va cayendo entre los diferentes nombres que completan la película. Todo esto con una música de coros de lamento, idea del compositor polaco Krzysztof Komeda, que logra durante el desarrollo del film varios ambientes con composiciones originales, tanto para los momentos cómicos como para los "terroríficos". Komeda ya había trabajado con Polanski en varios cortos y en el Cuchillo en el agua (1962), Cul-de-Sac (aquí Callejón sin salida, 1966), y posteriormente repitió en La semilla del diablo (1968). El vestuario es otro gran punto a favor, consiguiendo grandes contrastes como el de la ropa del profesor y su discípulo, y la decoración que aparece en la película da un valor considerable a la historia. No es de menospreciar que se ha llegado a decir que el ambiente realizado en este film supera a varios facturados por la Hammer.

Y llegado a este punto, queda por resaltar la pareja protagonista, con ese Jack Mac Gowran, clavado a Einstein, que parece ser un portento de la comedia, siendo poco aprovechable su talento en esta película, junto con un Polanski que no se queda para nada corto (y quién diría que en aquel tiempo tenía 34 años), cuya creación del personaje es realmente portentosa, con gags tan memorables como el que se produce en la escena en la que huye del hijo del Conde.

 Pero mi decepción al volver a ver este film se ha producido a causa de un ritmo demasiado pausado, con silencios bastante largos por momentos, añadiéndole el no saber rematar la jugada en las escenas vampíricas del castillo, convirtiéndose realmente en lo más pobre de la película. El personaje del Conde está bastante logrado pero casi no parece tener importancia en la última parte del film, con un baile de vampiros que obtiene su mayor interés en el gag donde aparecen Ambrosius y Alfred vestidos de época. Y aunque el hacer esta película es un hecho admirable, ya que en esos momentos era una época gloriosa para la Hammer, es una lástima que el objetivo para mí no resulte del todo convincente.

En definitiva, una película que consigue ser una comedia seria sobre vampiros sin caer en el absurdo, con muy buenas intenciones, pero que se queda a medio camino, faltándole algo más de miga en su contenido.

Un saludo!

lo mejor Lo mejor de "El Baile de los Vampiros"...

La pareja protagonista.

lo peor Lo peor de "El Baile de los Vampiros"...

Que se queda a medias tintas.

Critica de "El Baile de los Vampiros" publicada el 2008-09-09
Ver más críticas de elprimerhombre


Otras criticas de El Baile de los Vampiros

Ver todas las críticas de



Película del Especial "Cine de autor"
"Lo independiente no tiene por qué ser de autor, y lo de autor tampoco ha de ser independiente, por mucho que se empeñen algunos." por Iñigo
  Ir al especial Cine de autor