ir al especial

Crítica de El viaje de felicia

"

Moderno thriller, con apariencia de cuento tradicional irlandés, cubierto de una atmósfera inquietante gracias a la excelente fotografía y la penetrante música."

 


Ethan por Ethan


cartel de El viaje de felicia

Director: ATOM EGOYAN
Estreno: 1999-09-18
Genero: Suspense

Moderno thriller del excelente realizador armenio, nacido en Egipto y afincado en Canadá, Atom Egoyan. Basada en un relato de William Trevor, la trama tiene toda la apariencia de un cuento tradicional irlandés: Felicia es una joven católica (Elaine Cassidy) que tiene relaciones y se queda embarazada de un soldado del ejercito británico, un traidor a los ojos del padre de Felicia, que repudia a su hija cuando ella insiste en ir a Londres a buscar a su amado. Como castigo divino Felicia se topará con un psicópata (Bob Hoskins) que pasa el tiempo cocinando, siguiendo las recetas de un viejo programa de televisión.

La peculiar mezcla de elementos dramáticos es lo que hace que resulte muy interesante la visión de la cinta: por un lado, la extraña vida de Hoskins, reconstruida hábilmente por Egoyan gracias a la utilización de vídeos gastronómicos; por el otro, la de Felicia, contada a base de flash-back que empujan gradualmente a la protagonista hacía su situación actual; y, finalmente, la unión de los dos personajes, como una curiosa versión contemporánea de La Bella y la Bestia, pero con un atractivo tono atemporal.

Bob Hoskins hace su mejor papel hasta la fecha: un asesino en serie casi desdramatizado, obsesionado con su madre y con las mujeres desamparadas. Una curiosidad, la actriz que encarna a la madre del psicópata es Arsinée Khonjian, la mujer de Atom Egoyan en la vida real, siempre presente en todas sus películas, mucho más que una elegante firma de autor.

La excelente fotografía de Paul Sarossy, acompañada de una música penetrante de Mychael Danna, consigue la atmósfera adecuada en el interior de la obscura casa de Hoskins; y en el exterior –lo que aumenta el mérito del técnico- gracias a encuadres más sombríos si cabe. Así, las ruinas de castillos techados con los cielos grises de Irlanda; o los repetitivos planos generales protagonizados por enormes y desafiantes chimeneas, a modo de gigantes que amenazan a Felicia en su recorrido y que nos preparan para la sobrecogedora acción posterior.

Critica de "El viaje de felicia" publicada el 2008-09-18
Ver más críticas de Ethan




Película del Especial "Cine de autor"
"Lo independiente no tiene por qué ser de autor, y lo de autor tampoco ha de ser independiente, por mucho que se empeñen algunos." por Iñigo
  Ir al especial Cine de autor