ir al especial

Crítica de La conversación

"

Una película de alto interés cinematográfico con un gene hackman formidable, una fotografía muy interesante y una dirección prodigiosa de un portentoso coppola"

 


elprimerhombre por elprimerhombre


cartel de La conversación

Director: Francis Ford Coppola
Estreno: 1974-09-26
Genero: Suspense

Elprimerhombre ha visto La conversación, de Francis Ford Coppola, una película que ganó la Palma de Oro en Cannes, pero que tuvo la mala suerte de ser realizada entre las dos partes de una de las sagas más conocidas de la historia del cine, El Padrino, y no sólo eso, compartió nominación a la Mejor Película en los Oscars de 1975 con la segunda parte de esta saga, la cual ganó la famosa estatuilla.

La historia que nos concierne tiene puntos muy interesantes. La trama está contada de manera sutil, con poca información para el espectador y también para el protagonista, Harry Caul (Gene Hackman), un técnico experto en seguridad que construye sus propios mecanismos, considerado el mejor por sus compañeros de oficio, al que le encargan espiar a una pareja sin comentarle nada más del asunto y sin tener ninguna información del director de la empresa que lo ha contratado. A partir de este punto, Harry intentará contactar con él y se irá involucrando cada vez más en una peligrosa aventura que le hará pensar a todas horas en la pareja que espió, oyendo siempre aquella maldita conversación.

Gene Hackman está soberbio en el papel de Harry Caul, con una actuación verdaderamente sorprendente, creando muy bien este personaje solitario, demasiado metido en su trabajo, provocándole verdaderos quebraderos de cabeza y llegando por momentos a volverle loco. No le gusta para nada que la gente se entrometa en sus asuntos ni en su estilo de vida. Precisamente, lo que mejor simplifica su soledad es una secuencia en la que va a ver a una mujer y con la que alguna vez mantiene relaciones sexuales. Ella le dice que está harta de esperarle y que tiene claro que ya no le va a esperar más, pero él, aunque por un momento duda en quedarse un rato más, se marcha dando por hecho de que no quiere tener una relación larga y llevadera con ninguna mujer, pareciéndole imposible el hecho de esforzarse a ello. Esto hace que en la escena siguiente le veamos en un autobús pensativo, mezclándose en su cabeza imágenes de la pareja a la que había espiado. Durante este trayecto, escuchamos el dulce y sugerente tema Amy's Theme del compositor David Shire, una melodía que encarna a la perfección los sentimientos de Harry. Con un piano brillante, Shire logra que el espectador se concentre en ese personaje y en sus hipotéticos pensamientos.

La dirección de Coppola es brillante, utilizando la cámara de forma espléndida, moviéndola con los personajes, acompañándolos a su paso, con planos generales y medios, alternándolos muy bien con primeros planos. Sus zooms lentos son envidiables y presagian siempre algún suceso, como la escena inicial, en la que hay un zoom en picado, lento y perfectamente ejecutado, siendo un prodigio en cuanto a la realización. En esta escena, vemos en una plaza a un mimo que va imitando a las personas, cuyas sombras se alargan bastante a causa de la situación del sol, creando así un curioso efecto que hace que sea un comienzo estimulador e interesante, logrado sobre todo por el director de fotografía Bill Butler, que consigue durante todo el film muy buenos planos con una luz instigadora que provoca un misterioso suspense en el espectador.

Lo más interesante del film es el buen sabor de boca que deja, dando ganas a revisar alguna parte de la película y a saborear el buen hacer de los grandes, como el señor Coppola. Invito a cualquiera a que se deje llevar por sus imágenes, su música y por Hackman; no se verán defraudados, se lo digo yo. La verdad es que se nota que en aquella época este director estaba en muy buena forma, no como hace ya muchos años, en que parece haberse olvidado de cómo rodaba entonces, poniéndole más ahinco en conseguir buenos vinos.

Un dato curioso que he encontrado es que esta película será trasladada a la televisión de la mano de la cadena AMC, la misma que ha obtenido éxito con la serie Mad Men, queriendo de esta manera buscar nuevas ideas para futuras series con algo de interés.

En definitiva, una película de alto interés cinematográfico con un Gene Hackman formidable, una fotografía muy interesante y una dirección prodigiosa de un portentoso Coppola.

Un saludo!


lo mejor Lo mejor de "La conversación"...

La dirección y Gene Hackman

lo peor Lo peor de "La conversación"...

Que no se recuerde tanto como otras de su director

Critica de "La conversación" publicada el 2008-09-26
Ver más críticas de elprimerhombre


Otras criticas de La conversación

Ver todas las críticas de



Película del Especial "Cine con mayúsculas"
"Clásicos inmortales del séptimo arte" por Emilio Calvo de Mora
  Ir al especial Cine con mayúsculas