Crítica de Quemar después de leer

 
"

Los hermanos Coen han vuelto. Tras su última película, llena de intensidad y violencia, No es País para viejos, han vuelto a la comedia para completar lo que en palabras de George Clooney es "la trilogía de los idiotas"."



Más criticas de Quemar después de leer



David Pérez por David Pérez
RSS: suscribir a RSS



cartel de Quemar después de leer
ver cartel

Director: hermanos Coen
Estreno: 2008-10-10
Genero: Comedia



Dentro de la cartelera actual nos encontramos con esta pequeña joya que, sin llegar a la altura de obras como El Gran Lebowski o Fargo, donde los Coen lograron sus mayor éxitos, donde o bien destacó el humor puro de su estilo o bien la mezcla de géneros fue perfecta para el desarrollo de una película que pudiera pasar a la historia y fuera considerada por la Academia, con Quemar después de leer logran reencontrarse con el público que deseaba volver a reírse en el cine con esa mezcla de sarcasmo, personajes pintorescos y reales, en los que a pesar de sus trabajos tan diferentes a los nuestros pudiéramos sentirnos identificados con las situaciones que les llegan a suceder.
Cierto es que si te rodeas de actores como George Clooney, Brad Pitt, Tilda Swinton, John Malkovich y Frances McDormand es muy difícil que tu película no sea considerada ya como una buena opción para ir al cine, pero sabiendo que estos actores pueden ofrecer al espectador unas interpretaciones increíbles, reales y divertidas, saliéndose de todo registro esperado, estamos hablando de palabras mayores. Con estos actores podemos llegar a pensar que se trata de un buen grupo de amigos que se han reunido para grabar una película como si se tratara de cualquier actividad mas , como ir de cena, una fiesta... es impresionante el buen ambiente que se manifiesta en todo momento en la película.
La película, tras leer la sinopsis puedes llegar a pensar que es una comedia mas al uso, una sucesión de disparates para buscar la risa fácil... pero hay que ir mas allá, se trata de una critica directa a la sociedad actual, al comportamiento de las grandes instituciones estadounidenses ante ciertas circunstancias que se les van de las manos y de como cualquiera quiere sacar tajada de la información que posee, si piensa que tiene el mas mínimo valor. Pero van mas allá, y aprovechando ubicar el trabajo de varios de los protagonistas en un centro deportivo, inciden en la cultura por la imagen y el bienestar que tanto está afectando a la sociedad americana, pues el culto al cuerpo y a la imagen llega a extremos que pueden llegar a ser contraproducentes para nuestra salud, y no han dejado pasar la oportunidad para criticarlo a través del personaje de McDormand, tan preocupada de operarse para estar mas guapa que no le importa lo que deba hacer, sea legal o no, para lograr el dinero que le permita verse mejor. Todo esto nos lleva a que los Coen han logrado un guión que no deja nada en el tintero, en donde todo parece estar dejado al destino, pero no es así, cada escena, cada situación, desde la mas dramática hasta la mas humorística están perfectamente hiladas.
La película tiene un actor que sobresale, no por estar mas tiempo en pantalla, sino por ofrecernos algunos de los mejores momentos, tanto de interpretación como de humor... Brad Pitt, que en su papel de chico feliz y despreocupado por lo que sucede a su alrededor nos deleita con una sucesión de gags que nos hacen pensar en algún amigo o conocido, pues su naturalidad en el film es impresionante, y el toque de humor que le da, saliéndose del registro de actor atractivo para situarse en el clásico papel de humor es impactante.El humor, construido a base de situaciones y diálogos hilarantes no solo emplea a Pitt para lograr su objetivo, pues el guión lo enlazan a la perfección para que seamos capaces de reírnos hasta de situaciones que en otras obras nos llevarían a cara de asombro o pena ante las situaciones vividas, los personajes exagerados para buscar la complicidad con el público, que incluso nos dejan grandes ratos de humor con un John Malkovich como ex agente de la CIA alcohólico y agresivo, un George Clooney con problemas con el sexo o Francesc McDorand, que como siempre, nos demuestra sus cualidades interpretativas.
Quizás se le echa en falta algo de ritmo, y mas intensidad, pues el drama no lega a meternos en situación y el humor no es tan descabellado y claro como en otros films de los hermanos, pero en lineas generales estamos ante una muy buena película comparado con lo que llevamos visto este año, en una película muy a tener en cuenta para pasar un buen rato con los amigos, y en una película mas que correcta para todos aquellos que criticaban a los Coen tras sus últimas películas hasta que apareció No es País para Viejos. Los hermanos Coen, Ethan y Joel, vuelven a demostrar que no importa la temática ni el registro de la película, que son capaces de realizar una de las mejores películas dentro de su genero y llevar a grandes estrellas del cine a difuminarse en pro de un guión que lleve al espectador a estar durante 97 minutos riendo ante las situaciones mas inverosímiles...

lo mejor Lo mejor de "Quemar después de leer"...

Brad Pitt en el papel de chico de gimnasio inocente, féliz y despreocupado.

lo peor Lo peor de "Quemar después de leer"...

que le pidamos a la película ser tan buena como El Gran Lebowski.

Critica de "Quemar después de leer" publicada el 2008-10-11
Más críticas de David Pérez