Crítica de El ilusionista

 
"

El ilusionista es una grata sorpresa, muy bien estructurada, misteriosa y bella. Una pequeña producción dentro de la cartelera actual, sin artificios, grandes presupuestos o ambiciones ampulosas."



Más criticas de El ilusionista



Robgordon por Robgordon
RSS: suscribir a RSS



cartel de El ilusionista
ver cartel

Director: Neil Burger
Estreno: 2006-11-17
Genero: Drama



La magia vuelve a estar de moda para el cine. Lejos quedan ya aquellos inicios de este arte, en los que Melies jugó un papel fundamental apoyado en los trucos de ilusionismo, que contribuyeron a que el cine tal y como lo conocemos hoy en día, fuese posible. En este año, la magia, como en los primeros años del séptimo arte, vuelve a ser protagonista en distintas producciones.

Por un lado teníamos a Woody Allen encarnando a un cutre mago de nombre Splendini al servicio de una historia eminentemente cómica en “Scoop”. Allen ya había mostrado años atrás su gusto por los prestidigitadores e ilusionistas, jugando con ese elemento en “La Maldición del Escorpión de Jade”. Después de “Batman Begins” y tras las excelentes “Memento” e “Insomnio”, Christopher Notan también se ha apuntado a la magia. “The Prestige” nos hablará de dos magos en continua pugna por ser el mejor mago del mundo, Hugh Jackman y Christian Bale, los cuales no dudarán en robarse trucos en su afán por conseguir dicha distinción.

Y ahora, nos llega “El ilusionista”, una cinta basada en un relato corto de Steven Millhauser titulado "Eisenheim the Illusionist" y bajo la dirección de Neil Burger (responsable del falso documental “Interview with the Assassin”).

“El ilusionista” es una de esas pequeñas y modestas producciones hollywoodienses que desprenden un enorme respeto por la historia que se han propuesto contar. Una de esas películas que bajo su apariencia de film de bajo presupuesto, cuidan al máximo su ambientación, resultando más conseguidas y acertadas que muchas de las cintas con dólares y dólares invertidos en ellas.
Se puede afirmar que “El ilusionista” es un pequeño gran logro fílmico. Una drama de época simple pero muy efectivo, capaz de hipnotizar al espectador con sus imágenes con el fin de que este no despegue ojo de la pantalla.

La cinta nos sitúa en la Viena imperial, adonde un misterioso ilusionista, de nombre “Eisenheim el ilusionista” (Edward Norton) llegará para sorprender a sus ciudadanos. Allí encontrará a Sophie (Jessica Biel), su amor de la infancia y que ahora está prometida con el príncipe heredero Leopold (Rufus Sewell).

“El ilusionista” tiene los elementos necesarios para lograr el interés del público asistente como Eisenheim el ilusionista lo logra con sus sorprendentes trucos de magia. La Viena Imperial, magnifica y bella, política y cultural, está muy bien recreada (y con una economía de medios elogiable), la cuidada ambientación y decorados sobrios, la música de Phillip Glass (que recuerda a la que el propio compositor hizo para “La Horas”) muy a tono con las imágenes y una fotografía del británico Dick Pope que evoca perfectamente los comienzos del siglo XX en que se sitúa la trama, así como al todavía tierno cine de aquellos años.
Además de todo ello, “El Ilusionista” tiene un aliciente añadido, el de los trucos de magia que lleva a cabo Edward Norton, igual de sobrios y elegantes que el conjunto de la película, y que hacen que el público asistente a la sala vea un espectáculo doble; cinematográfico y mágico.

La dirección de Neil Burger es digna de elogio. Con un guión propio y adaptando una historia corta que alarga sin que el guión se resienta, Burger ha creado una romántica narración que toma elementos clásicos, como el amor entre personas de diferente clase o un poder corrupto. Burger maneja y ejecuta todos los elementos técnicos y narrativos a la perfección y deja que en el envoltorio planteado, Edward Norton, el secundario de lujo, Paul Giamatti, Jessica Biel y el eterno villano Rufus Sewell (malo malísimo en “La leyenda del zorro” o “Destino de caballero”) hagan valer su talento y veterania dentro de sus papeles. El duelo continuo entre Giamatti y Norton es de altos vuelos y sus encuentros son uno de los tantos aciertos de la tiene esta película.

Sin duda, “El ilusionista” es una grata sorpresa, muy bien estructurada, misteriosa y bella. Una pequeña producción dentro de la cartelera actual que sin artificios, grandes presupuestos o ambiciones ampulosas, nos ofrece 110 minutos de buen cine, con unos elementos bien orquestados para el disfrute de todos los asistentes a la sala. Una película que hay que ver con los mismos ojos con los que se mira un truco de magia, sin pedir demasiadas explicaciones antes de que acabe el truco.

Critica de "El ilusionista" publicada el 2006-11-21
Más críticas de Robgordon