Crítica de Perseguido

"

Arnie aguanta bien el tipo, inmune al fuego, las balas, un guión incompetente y una pésima dirección. "

 


Cecil B. Demente por Cecil B.


cartel de Perseguido

Director: Paul Michael Glaser
Estreno: 1987-11-30
Genero: Ciencia Ficción

La otra noche me encontraba tomando unas cervezas en compañía de los chicos de Quesito Rosa cuando nos desafiamos por ver quien nombraba más películas basadas en novelas de Stephen King. Si uno decía La Niebla, enseguida otro nombraba Cadena Perpetua y La Milla Verde. Si uno decía Christine, enseguida alguien pensaba en Carrie. Salieron muchas, recuerdo Cuenta conmigo, Los chicos del maíz y Cementerio viviente entre otras. Pero nadie cayó en Perseguido.

Arnold Schwarzenegger ha puesto sus músculos al servicio de grandes títulos de la ciencia ficción. Terminator, Depredador y Desafío Total son tres incontestables hitos del género. Pero Paul Michael Glaser, el director de Perseguido, no es ni James Cameron, ni Paul Verhoeven. Él ni siquiera es John McTiernan, Glaser solo es el tipo que interpretaba al moreno de Starsky y Hutch en la popular serie de televisión. Alguien al que se le da mejor conducir un Ford Torino que hacer cualquier otra cosa, incluido dirigir.

La película nos cuenta como en el año 2017 la economía mundial se ha colapsado y un estado policial impone su ley con mano de hierro. Escasean la comida, los recursos naturales y el petróleo, pero sobran televisores. La programación está controlada por el Estado y un sádico concurso llamado “Perseguido” se ha convertido en el más popular de la Historia. En él, un grupo de Gladiadores High-Tech persiguen a presos y criminales por un decorado post industrial que haría las delicias de Freddy Krueger. El objetivo del juego es atraparlos y matarlos de la forma más cruel posible, así que llamar deporte de contacto a esto es algo más que un eufemismo. El nuevo participante del show es Ben Richards, una criatura semihumana con cuerpo de armario que ha decidido ponerles las cosas muy difíciles.

Premisa con varios puntos en común con La carrera de la muerte del año 2000 y Rollerball, dos filmes que han sido remakeados recientemente, lo que sería un dato curioso si no fuera porque TODO está siendo remakeado últimamente. Perseguido sigue la larga tradición de películas basadas en distopías futuristas, como Fahrenheit 451 o 1984, donde un circo mediático, cuanto más degradante mejor, mantiene contenta y distraída a la plebe. En esta ocasión el discurso político de la cinta carece de profundidad y solo es una sucesión de tópicos entrelazados sin la más mínima destreza. Una mera artimaña para que el bueno de Arnie pueda lucir músculo y salvar a toda la civilización. Aun así, no deja de tener su miga escuchar al actual gobernador de California soltar frases como “Lo mío no es la política, es la supervivencia.”

La cinta insiste más a la hora de criticar la manipulación en los medios, pero lo hace de una forma bastante simplona y poco mordaz, apostando siempre por el efectismo. Donde la película resulta más ácida es en los asesinatos, que no están carentes de cierto humor negro. Recordemos que en los 80 se había puesto de moda que el héroe de turno soltara chascarrillos humorísticos antes de despachar al villano y esta película es un claro exponente de esta tendencia. Des del “Sonríe hijo de puta” de Tiburón, el cine de evasión no volvió a ser el mismo.

Antes que Arnold Schwarzenegger se hiciera con el proyecto, se barajaron los nombres de Dolph Lundgren y Christopher Reeve (¡!) para interpretar a Richards, aunque cuesta imaginar al buenazo de Reeve rebanándole la entrepierna a alguien con una sierra mecánica. Sobretodo porque la película se convierte rápidamente en un body count en el que Arnie extermina a todo tipo de variopintos gladiadores, des de un jugador de jockey grandote, hasta un cantante de ópera que dispara rayos. En este sentido la trama funciona mejor como videojuego que como película, ya que parece que Arnie vaya enfrentándose a cada uno de estos llamativos villanos para poder pasar de pantalla y así llegar al último nivel, donde el guión solo posibilita un contrincante: el desalmado presentador.

La película tiene un fuerte carácter de serie B, por lo que se le pueden perdonar muchas cosas. Como que el cuartel de la resistencia, el set del programa y toda la civilización, parezcan tener cabida en un par de decorados. También se le puede perdonar cierta soez y limitación de miras, y hasta la recta final, uno podía apreciar la cinta como un mero divertimento ocasional lleno de testosterona y encanto videoclubero, pero no después de ver el estropício final. En la última etapa el filme busca desesperadamente encandilar al público y no deja que el sentido común o el arte cinematográfico se interpongan en su camino, se incrementan los fallos de lógica, la acción se vuelve estúpida y la historia no atiende a razones. Eso sí, Arnie aguanta bien el tipo, inmune al fuego, las balas, un guión incompetente y una pésima dirección.

La frase: “Es un deporte de muerte y honor, ¡el código de los gladiadores!”

La frase 2: “Tengo que ir a comprar esteroides.”


lo mejor Lo mejor de "Perseguido"...

La caracterización que hace Richard Dawson del desalmado presentador.

lo peor Lo peor de "Perseguido"...

La dirección, el guión y el estropicio final.

Critica de "Perseguido" publicada el 2008-11-30
Ver más críticas de Cecil B. Demente