Crítica de The air I breathe

 
"

Lo más destacable de Cuatro vidas es la correcta dirección de Jieho Lee y las actuaciones de un admirable Brendan Fraser, a kilómetros de distancia de sus habituales papeles en comedia, y de Andy Garcia."



Más criticas de The air I breathe



Leo A.Senderovsky por Leo A.Senderovsky
RSS: suscribir a RSS



cartel de The air I breathe
ver cartel

Director: Jieho Lee
Estreno: 2008-09-10
Genero: Drama



Cuatro vidas es una película semiepisódica. Semiepisódica porque, pese a estar simbólicamente dividida en las cuatro emociones que disparan las historias (felicidad, placer, pena y amor), las cuatro historias están enlazadas una con otra. Naturalmente, como ocurre con cualquier propuesta pretenciosa que apela a simbolismos para conceptualizar forzosamente las historias que se narran, lejos de hacer trascender estas, no aportan absolutamente nada al drama, y al igual que sucede con cualquier estructura episódica, el resultado siempre se inclina a favor de algún episodio en concreto. En realidad, en este caso deberíamos estar hablando de tres episodios, no de cuatro, ya que la unión entre el “placer” y la “pena” (en realidad, entre el personaje encarnado por Brendan Fraser, y la cantante Trisha, encarnada por Sarah Michelle Gellar) están unidas entre sí, no por una coincidencia menor, sino por una relación amorosa, que como tiende a subrayar la película, terminará en tragedia. Si la película se concentrara únicamente en esta historia que tiene como tercera pata al capomafia interpretado por Andy Garcia, sobre quien recaerá el destino de la relación, estaríamos ante un drama menos pretencioso, más concreto y contundente. Sin embargo, la aparición de historias/episodios subsidiarios como el del decadente empleado que decide apostar lo que no tiene para liberarse de su “infeliz” vida, o la historia de amor y salvación entre el médico personificado por Kevin Bacon y la mujer de su amigo, interpretada por Julie Delpy, solo consiguen que el drama se bifurque por terrenos innecesarios, solo justificados por la débil conceptualización de cada episodio, y por un guión que, en su afán de mostrarse inteligente apelando a la circularidad que une las cuatro historias, termina volviéndose extremadamente obvio, tanto en su desenlace (previsiblemente “redentor”) como en la sucesión de golpes bajos que afectan a cada personaje desde el comienzo del film. Lo más destacable de Cuatro vidas es la correcta dirección de Jieho Lee y las actuaciones de un admirable Brendan Fraser, a kilómetros de distancia de sus habituales papeles en comedia, y de Andy Garcia, quien a pesar de encarnar por enésima vez a un mafioso, logra sorprender con una interpretación pocas veces vista en su carrera. El resto peca de excesivamente solemne, afectado por un guión que, en sus ansias de trascender, resulta demasiado similar a tantísimos dramas actuales del mismo tenor.

Critica de "The air I breathe" publicada el 2008-12-29
Más críticas de Leo A.Senderovsky