Crítica de Rocknrolla

"

Aunque no alcanza las cotas de brillantez de Lock and Stock o Snatch. Cerdos y Diamantes, Rocknrolla nos reencuentra con el mejor Guy Ritchie, sus excesos y su incorregible y ácido sentido del humor"

 


Francisco Bellón por Francisco Bellón


cartel de Rocknrolla

Director: Guy Ritchie
Estreno: 2009-01-09
Genero: Acción

Controvertido y polémico tanto dentro como fuera de las pantallas, es innegable que Guy Ritchie es uno de los directores más personales que ha dado el cine europeo en la última década. Ensalzado por sus dos magníficas primeras películas y arrojado a lo más hondo por su espantosa Barridos por la Marea, cinta cuya única finalidad era el lucimiento de su actual ex mujer.

A la espera de ver cómo será su Sherlock Holmes, nos llega Rocknrolla, película con la que Guy Ritchie regresa a sus orígenes: los bajos fondos londinenses, ambiente que retrata con su particular estilo visual y narrativo, tan brillante en ocasiones como lleno de excesos y autoindulgencias. Rocknrolla, como los buenos trabajos de Ritchie, está plagada de personajes pintorescos y grotescos difícilmente olvidables, situaciones rocambolescas llevadas hasta el límite y un ácido, mordaz y punzante sentido del humor que surge de forma sorprendente en los momentos y secuencias más insospechadas. A pesar de sus virtudes, y de la profunda alegría que significa el ver a un Guy Ritchie recuperado, Rocknrolla no consigue esos toques de pura genialidad que sí tenían Lock and Stock y Snatch. Cerdos y Diamantes. A los ojos de un espectador neutral (ni admirador ni detractor declarado del cine de Ritchie), Rocknrolla puede ser algo caótica, extravagante y en la que cuesta entrar si no se aceptan de antemano los numerosos excesos visuales y narrativos. Gerard Butler, Mark Strong y Tom Wilkinson firman unos trabajos excepcionales, y consiguen hacernos olvidar a los actores fetiche de Ritchie como Jason Statham, Vinnie Jones o Alan Ford.

Aunque no alcanza las cotas de brillantez de Lock and Stock o Snatch. Cerdos y Diamantes, Rocknrolla nos reencuentra con el mejor Guy Ritchie, sus excesos y su incorregible y ácido sentido del humor. En menos de un año sabremos cómo es su tan esperada visión de Sherlock Holmes.