ir al especial

Crítica de Hobgoblins

"

Troll, Los Munchies y películas de esta calaña me gustan por su diversión y friquez pero esto no hay por donde cogerlo y es que una vez mas la portada promete diversión que no ofrece. "

 


Victor Serrano AKA Machete por Victor Serrano


cartel de Hobgoblins

Director: Rick Sloane
Estreno: 1988-07-14
Genero: Ciencia Ficción

La década de los 80 ha parido grandes cintas como Los Ghoulies, Los Munchies o Troll y bajo la influencia de estas nace por cesárea Hobgoblins dirigida por Rick Sloane director de otras series B como Vice Academy o The Visitants, tuvo la desvergüenza de sacar Hobgoblins 2.

La cinta nos relata un argumento de lo mas típico en el que McCreedy, un anciano vigilante nocturno de un gran estudio de cine, pierde a su ayudante nada a manos de estos seres es aquí donde entra Kevin, el sustituto. Mc Creedy advierte al muchacho de que se mantenga alejado de cierto cuarto en el sótano. La curiosidad de Kevin le hace no atender este consejo e investiga el porqué. Penetra y se encuentra a los terribles Hobgoblins, criaturas traviesas que se mueven siguiendo impulsos de luz y que se apoderan de las fantasías de la gente. Sólo reviven de noche y, tras huir, han de ser capturados antes del amanecer o la ciudad correrá peligro. Kevin corre a buscar ayuda de sus amigos.

Sin duda la influencia de Gremlins esta presente en la historia, pero nada que ver oigan, la estética de la cinta nos mueve entre Los Ghoulies y Los Munchies, sobretodo en la estetica de los muñecos, pero si estas al menos tenían un presupuesto para ir al McDonald’s, Hobgoblins no dispone de presupuesto ni para ir a la tienda de los chinos. Los muñecos se mueven de una manera jamás vista en este tipo de films, prácticamente se ve al actor que los mueve, me recordaba a un show de José Luis Moreno y sus muñecos, verdaderamente lamentable.

La banda sonora juega con los tópicos de la época alcanzando sus momentos de película de terror por supuesto esto no sirve de nada con las imágenes que entran por nuestra retina, cargándose toda la escena. Y como no podía faltar nos encasquetan la típica canción cutre ochentera estilo La Monja Enana en una escena de un guateque en casa de Kevin, también de lo más cutre que he visto en mucho tiempo.

El rol de los personajes copy/paste de todas las series B con un toque que me recordó a la serie Salvados por la Campana. Tenemos a Kevin el chico bueno e ingenuo y su novia Amy la típica novia pedante, su amigo Dennis algo tontito pero mas salido que el pico de una mesa (por cierto algo precoz el chico), Nick el chulito del grupo y su cachonda novia Daphne, calcomanía de Jessie Spano pero con vestuario de Agatha Ruiz de la Prada y 10 años mas en cada pata. La interpretación de todos ellos es lamentable.

El guión es de parbulario con frases ridiculas, aunque parte de esto mas bien parece culpa del poco control en los doblajes sobre todo en esa época y este tipo de cine, dando de esta manera libertad a los traductores a colar bromas y frases de los mas absurdas.

Y es que realmente no pasa nada en toda la película hasta que no llega el final, las escenas se alargan de una manera que no guardan ningún tipo de orden espaciotemporal, mientras en un sitio han pasado varias cosas en otro todavía están los actores todavía están en la misma posición sin haber echo nada.

En definitiva reconozco que Troll, Los Munchies y películas de esta calaña me gustan por su diversión y friquez pero esto no hay por donde cogerlo y es que una vez mas la portada promete diversión que no ofrece.

La Frase: Amy quieres entra en casa de una vez y dejarme en paz de una vez. Y haz el favor de no echarme el aliento.
La Escena: Nick intentando detener la explosión de una granada.


lo mejor Lo mejor de "Hobgoblins"...

El diseño de los muñecotes.

lo peor Lo peor de "Hobgoblins"...

Todo.

Critica de "Hobgoblins" publicada el 2009-01-07
Ver más críticas de Victor Serrano AKA Machete




Película del Especial "La Caspoteca"
"Grandes clásicos de la España del destape" por Tito Chinchan
  Ir al especial La Caspoteca