Crítica de El curioso caso de Benjamin Button

"

Conmovedora historia de amor imposible con la que Fincher crea un clásico del séptimo arte el día de su estreno."

 


David Pérez por David Pérez


cartel de El curioso caso de Benjamin Button

Director: David Fincher
Estreno: 2009-02-06
Genero: Drama

David Fincher ha vuelto a lograrlo. Es muy difícil escribir una "crítica" de una película a la que no puedes "criticar" y es que Fincher ha creado una película que desde su día de estreno es ya todo un clásico del séptimo arte. Hace diez años se unió al actor Brad Pitt y nos deleito con una historia de violencia que aún aguanta en la retina de muchos de nosotros, hablamos de El Club de la lucha. Diez años después nos presenta El curioso Caso de Benjamín Button donde, a través de una historia sencilla aunque fantástica, la vida al revés, el nacer anciano y evolucionar y madurar hacia la infancia y el nacimiento, donde las tres fases de la vida: nacimiento , amor y muerte se intercambian pero muestran las mismas formas de relación, pues nada importa en el ser humano, si naces o mueres, si envejeces o rejuveneces, el amor siempre está en todas las fases de la vida y es común a todas las personas... y en la película nos muestra como toda persona tiene en su vida la necesidad de amar, sean cuales sean sus circunstancias, tanto sociales como civiles, de raza o sexo, de salud o enfermedad,... el amor no tiene fronteras.

La forma en que David Fincher adapta un relato corto de F. Scott Fitzgerald y nos lo traslada a la gran pantalla a lo largo de 166 minutos intensos solo tiene un nombre: memorable. Pocas veces hemos visto una adaptación tan fiel, tan romántica, tan apasionante y tan intensa. Son casi tres horas de película en la que no sobra ninguna escena, todo está en su momento justo y cada sentimiento aflora en el instante que se necesita... Mucha gente puede pensar que tres horas son demasiada pero, si recordamos que se trata de narrar los ochenta años de vida de una persona, dará para mucho mas, ya que cualquier persona tiene mucho que contar, independientemente de su tipo de vida pero, si además añadimos el extra de tratarse de un ser excepcional nacido con la cualidad de rejuvenecer al que le han abandonado el día de su nacimiento, el día mas feliz para mucha gente pues coincide con el fin de la segunda guerra mundial, os aseguramos que tres horas son escasas pero manejadas con la maestría de Fincher nos hacen meternos de lleno en la vida de este peculiar hombre.

Si nos ponemos en la piel del protagonista nos damos cuenta de lo duro que es vivir viendo como mueren todos sus seres queridos pues, criado en una residencia de ancianos, la probabilidad de ver morir a tus compañeros de habitación es muy alta. Es difícil conmover cuando vemos la película desde un punto de vista fantástico pero debemos darnos cuenta que lo que teneos delante es realmente una película de amor y drama, de un amor imposible en el que dos personas deben encontrarse en el momento en que sus vidas realmente coincidan y, sobre todo, aprovechar el tiempo que puedan coincidir pues la vida tiene destinos distintos para cada uno, la vida y la muerte, la vejez y la adolescencia.

Es un drama con momentos para sonreír gracias a unos secundarios de lujo que nos recuerdan la fragilidad de la vida y la necesidad de una segunda oportunidad. Momentos en los que destaca como todo en esta vida tiene un motivo y nada es casual, sucede por un cúmulo de circunstancias que nos llevan a donde estamos, que toda persona, a pesar de no conocernos, tiene implicación en lo que puede llegar a pasarnos... una idea muy bien expresada en la película a través de unos de esos momentos memorables de sonrisa tierna que nos provoca la película.

Los actores hacen un trabajo excepcional aunque surge la duda de la nominación al Oscar por ambas partes. Nadie pondrá en entredicho la gran actuación de Brad Pitt y Cate Blanchet pero, sin ser nada del otro mundo, nos damos cuenta que además juega un papel muy importante la postproducción y el tratamiento digital de los rostros donde, en una gran parte de la película vemos a los actores caracterizados en su juventud o vejez por lo que, a pesar del gran trabajo de los protagonistas, el ordenador y el maquillaje tienen la última palabra. No queremos decir que veamos a Gollum actuar pero sí a un actor al que le han grabado los movimientos de su rostro para envejecerlo/rejuvenecerlo y situarlo en el cuerpo de un doble. No obstante se muestra cierta frialdad en Pitt en escenas en las que debería mostrar mas sentimientos, lo que, en esos momentos, es el propio actor y no el ordenador quien habla, pero son asumibles por todo el contexto de la película.

La fotografía de la película así como su ambientación es magnifica. Suena extraño que se decantara el director por ubicar temporalmente la trama de la historia donde se narran los sucesos en Nueva Orleáns, en pleno huracán Katrina, no se sabe muy bien si a modo de homenaje a las victimas o por darle una mayor emotividad, pero ese hecho se ve apagado por lo que realmente es la película, los flashbacks donde la historia se ubica principalmente.

En sí es un drama que podríamos crearlo de coger detalles de Forrest Gump (mismo guionista) y Big Fish pero que, aderezado con una impresionante dirección, Fincher logra llevarlo a su terreno y captar al espectador que podrá encuadrarse en uno de los tres grupos: aquellos a los que emocione; aquellos a los que aburra; o bien a los que les guste pero no les parezca la octava maravilla. Pero siempre, a cualquiera, le quedará que es una conmovedora reflexión de lo que implica el paso del tiempo en el hombre, lo que para toda persona a implicado en algún momento de su vida (o le implicará) la duda que genera la mortalidad y los motivos por los que las personas se sienten diferentes, se excluyen y se aíslan quedando para siempre en soledad.

Fincher logra con esta película encuadrarse dentro de ese grupo de cineastas que marcan cada generación. Hemos tenido a Kubrick, a Wells, a Ford, a Spielberg y ahora a Fincher. Tras películas como Aliens 3, Seven, The Game, El Club de la Lucha, La habitación del pánico y Zodiac, ahora volvemos a empezar, hemos perdido el miedo a la muerte y hemos renacido, Fincher logra comenzar de nuevo un ciclo rodeado de violencia, asesinatos, intriga y miedo para hacernos renacer, retornar a nuestros origines y ubicarse como un fantástico clásico de este siglo.

lo mejor Lo mejor de "El curioso caso de Benjamin Button"...

El momento en el que ambos protagonistas coinciden en edad.

lo peor Lo peor de "El curioso caso de Benjamin Button"...

La frialdad que Pitt demuestra en algunos momentos.

Critica de "El curioso caso de Benjamin Button" publicada el 2009-02-08
Ver más críticas de David Pérez


Otras criticas de El curioso caso de Benjamin Button

Ver todas las críticas de