Crítica de RAF: Facción del ejército rojo

"

Un buen tema, un buen tratamiento y unos grandes actores para demostrarnos que la Historia alemana tras el nazismo es lo suficientemente interesante como para convertirla en cine."

 


Aida Marrón Losada por Aida Marrón


cartel de RAF: Facción del ejército rojo

Director: Uli Edel
Estreno: 2009-03-13
Genero: Acción

Este film alemán, nominado a los Globos de Oro en varias categorías y a los Oscars como mejor película extranjera, llegará a las pantallas españolas el 13 de Marzo.

Hace años que las películas históricas que nos llegan sobre Alemania tienen un mismo y único tema: el nazismo y el genocidio judío. Sin menospreciar la importancia de estas, ya iba siendo hora de mostrarnos al resto del mundo la realidad de un país al que le han ocurrido muchas cosas desde entonces. La fórmula de contar otra Historia alemana funcionó muy bien con “Good bye, Lenin” y debería hacerlo también con “RAF: Facción del Ejército Rojo”, no sólo por la calidad cinematográfica del film sino también por su calidad histórica.

La película trata sobre la banda terrorista RAF que operó durante los años 70 y hasta el 88 en Alemania. Los miembros de la cúpula comienzan sus andaduras durante las agitaciones estudiantiles de los años 60. En un principio, son meros actos vandálicos, pero poco a poco irán radicalizándose hasta la fundación de la banda y el comienzo de los asesinatos y los atentados.

Los personajes van evolucionando desde unas posiciones relativamente pacíficas, como la de la periodista Ulrike Meinhof, hacia una vorágine de violencia sin sentido que raya la locura y que les acaba atrapando en un angustioso mundo en el que solo les quedan dos posibilidades: matar o morir, ya que su propia paranoia ha ido tan lejos que han perdido toda noción de realidad y de las personas que eran antes. Se construyen un mito a su medida para ganarse el favor de una parte de la sociedad alemana y atraer a jóvenes que tomarán su testigo durante su estancia en prisión, donde fallecen cuatro miembros de la cúpula en un supuesto suicidio colectivo, aunque la versión de la propia banda y de la única superviviente apunta a que fueron asesinatos perpetrados por los guardias de la cárcel de máxima seguridad. El film se posiciona a favor de la versión oficial, el suicidio, recalcando una vez más el sinsentido y el radicalismo extremo de los personajes protagonistas.

A pesar de la duración, unos 150 minutos en cine (que se convertirán en 180 para la versión televisiva alemana) el film fluye rápidamente desde el primer momento y hasta la última escena sin encontrar ningún punto débil que haga caer la expectación y la tensión. Sin duda, la crudeza y la violencia con la que está construida es una de las tácticas que consigue esta concentración constante y es el gran punto fuerte: una realidad descarnada que ofende a la vista, pero es justa con el recuerdo. Otra de las fortalezas de “RAF: Facción del Ejército Rojo” son sus actores, una buena elección de cásting que otorga si cabe más realismo y crudeza a la película. Sin duda, fue una justa candidata a los Globos de Oro (aunque se fue con las manos vacías) y a los Oscars, donde aspira al premio de mejor película extranjera.

lo mejor Lo mejor de "RAF: Facción del ejército rojo"...

la descarnada brutalidad con la que muestran las manifestaciones y los atentados

lo peor Lo peor de "RAF: Facción del ejército rojo"...

la duración, un tanto excesiva aunque no se llega a hacer pesada, y en el caso de la versión doblada los personajes pierden parte de la fuerza que le otorgan los actores alemanes

Critica de "RAF: Facción del ejército rojo" publicada el 2009-02-09
Ver más críticas de Aida Marrón Losada


Otras criticas de RAF: Facción del ejército rojo

Ver todas las críticas de