ir al especial

Crítica de Hannah y sus hermanas

 
"

una nostálgica película que nos explica una tierna y breve historia de amor junto con la vida de varios personajes, atrapándonos por completo con una más que digna dirección"



elprimerhombre por elprimerhombre
RSS: suscribir a RSS



cartel de Hannah y sus hermanas
ver cartel

Director: woody allen
Estreno: 1986-02-18
Genero: Comedia



Elprimerhombre ha quedado otra vez con Hannah y sus hermanas, y la verdad es que ha disfrutado con ellas y con todos los que están a su alrededor. Con el sello particular del señor Woody Allen, esta película es otra verdadera declaración de amor a la vida y al cine de este singular director.

Desde mi punto de vista humilde he de decir que considero esta película como de las mejores del señor Allen. Quizás sea por la aparición de la bella Barbara Hershey o del buen hacer del gran Michael Caine, pero es que la historia tiene un encanto tan especial que me atrapa. Aunque en principio el argumento de la película es bastante típico de este director, ya que mientras vamos viendo la vida de cada una de las tres hermanas también se incluye él mismo con un personaje hipocondríaco (un papel con el que nos tiene bastante acostumbrados), todo fluye de forma estupenda. La historia está tan bien contada y con la presencia de actores de tanto talento que no se puede pedir mucho más. Tenemos a la mencionada Barbara Hershey, como la hermana menor, llamada Lee, que vive con un pintor cascarrabias y bastante arisco, Frederick, interpretado por el perfecto Max von Sydow; al señor Michael Caine, que no me cansaría nunca de mencionar su gran actuación (se llevó el merecido Oscar), con un personaje que está muy enamorado de Lee, Elliot, un prestigioso consejero de finanzas que a su pesar no está casado con ella sino con su hermana mayor, Hannah, interpretada por Mia Farrow, que curiosamente estuvo casada con el personaje que interpreta el mismo Woody, Mickey (¿no les recuerda a su vida real?). La hermana que falta es Holly, interpretada fantásticamente por Dianne Wiest, papel que le sirvió también para ganar un Oscar.

Si ya la han visto, no me negarán que no puede tener un comienzo mejor. Si lo primero que vemos es un plano de Barbara Hershey mirando a la cámara y oímos la voz en off de Michael Caine pensando "Dios mío, pero qué hermosa es", por mi parte no puedo pedir mejor inicio para la película. Esta escena inicial podría resumir el placer que me produce esta historia, ya que por una parte está Barbara Hershey, una de las actrices más atractivas que he visto en el celuloide, y por otra me parece muy original que mire a cámara mientras oímos ese bello piropo y que después se la siga por la casa llena de gente y aún oigamos más palabras sinceras de amor hacia ella por un simpático y perfecto Michael Caine. Es una escena que me produce mucha satisfacción, igual que toda la relación entre estos dos personajes. Estoy seguro de que sin ellos dos la película no me convencería tanto. Por quedarme con algunas de sus escenas, destacaría la que él corre por la calle para cruzarse "disimuladamente" con ella o en la que está en su casa y va pensando que tiene que proceder con cautela y de repente se lanza a besarla.

Esto es una de las cosas que hace perfectamente Woody Allen. Las voces en off o fuera de campo de los diferentes personajes es un recurso que suele utilizar mucho y en esta película queda a la perfección. Cuando Elliot y Lee están en una biblioteca y él le recomienda un libro de E.E. Cummings, oímos la voz de los dos pero durante un momento sólo vemos a Elliot paseando por las estanterías, consiguiendo de esta forma una frescura y un misterio en la escena que me parece formidable, gracias sobre todo a un buen movimiento de la cámara. Esta forma de rodar escenas en las que no vemos a todos los personajes que dialogan me parece que es muy difícil de realizar y el señor Woody Allen es un maestro. Y si a esto unimos la nostalgia que reside en sus películas, un servidor no puede evitar dejarse caer en la tentación de volver a verlas las veces que hagan falta. Y si encima aparecen versos tan bellos como en esta película aún con más razón: "nadie, ni siquiera la lluvia, tiene manos tan pequeñas".

Y sin entrar en lo que se dice en los últimos años de si Woody Allen ya no hace las pelis que hacía antes (que la verdad yo lo pienso desde hace mucho tiempo), me considero fan suyo por varias de sus creaciones que me han cautivado, desde las comedias más locas como La última noche de Boris Grushenko (1975), a comedias más serias como Annie Hall (1977), obras maestras como Manhattan (1979), otras tan inteligentes como La rosa púrpura del Cairo (1985), Septiembre (1987), o Días de radio (1987), e interesantes y efectivas como El misterioso asesinato en Manhattan (1993) o Balas sobre Broadway (1994). Y un largo etc. Un dato más, Hannah y sus hermanas se llevó también el Oscar por el mejor guión original.

 

En definitiva, una nostálgica película que nos explica una tierna y breve historia de amor junto con la vida de varios personajes, atrapándonos por completo con una más que digna dirección.


Critica de "Hannah y sus hermanas" publicada el 2009-02-18
Más críticas de elprimerhombre




Película del Especial "Cine con mayúsculas"
"Clásicos inmortales del séptimo arte" por Emilio Calvo de Mora
  Ir al especial Cine con mayúsculas