Crítica de El curioso caso de Benjamin Button

"

Lo original de la propuesta se pierde en casi tres horas de metraje, en los que el mago Fincher no puede evitar que se vea el truco que alimenta su juego de tiempo."

 


Taliesin por Taliesin


cartel de El curioso caso de Benjamin Button

Director: David Fincher
Estreno: 2009-02-06
Genero: Drama

Cójase un actor de éxito, una historia casi de cuento y una rutina que, pese a lo mucho se ha repetido en la historia del cine, nunca ha dejado de funcionar. Póngalo en manos de un director capaz de películas como Se7en y El Club de la Lucha, aderézelo con unos buenos efectos especiales, un trabajo de maquillaje extraordinario y una producción de esas que derrochan dólares en cada plano. El resultado: El Curioso Caso de benjamin Button, una película que llena salas de cine y que obtiene el mayor número de nominaciones a los Oscar de este año, aunque se ha tenido que conformar con sólo tres estatuillas de las trece a las que optaba, y de las consideradas “menores”.

Estamos ante un cuento que bien podría haber firmado Tim Burton, ya que recuerda en algunos aspectos a Big Fish y se nota que el guión es de Eric Roth, por los muchos momentos en que recordamos a Forrest Gump con su caja de bombones. Comparte con ésta un personaje que lleva el peso de la historia por completo, convirtiendo a todos los demás en secundarios. De hecho, son dos horas y media con Brad Pitt en pantalla, que se va desarrugando de una escena a otra, con un despliegue a nivel técnico que sólo flaquea cuando es un pequeño viejecito y cuando es un adulto jovencito.

El mayor de los problemas es que hay al menos una hora de metraje totalmente prescindible, en los que la trama navega por mares que poco aportan para dibujar a un personaje que deja de sorprender a partir de la tercera escena. Los detalles excéntricos de Fincher, marca de la casa, en esta ocasión quedan impostados y tan sólo son un pobre recurso cómico. En su haber, hay que reconocer que el tempo de la relación entre Benjamin Button y Daisy (Cate Blanchett) está conducido de forma magistral y la película se enriquece con todo aquello que casi pasa entre ellos. La deriva de los personajes es previsible, pero no por ello el espectador puede evitar meterse en la burbuja de ilusión que propone la película y casi llega a creerse la moraleja, que asegura que todo es posible en cualquier momento de tu vida, siempre que así lo desees.

El Curioso Caso de Benjamin Button te deja con la sensación de haber asistido a un fantástico espectáculo de prestidigitación, en el que te has contagiado de la ilusión, pero no puedes evitar darte cuenta de que el mago te ha manipulado y que tras todo lo hermoso que has visto en el escenario hay truco. Pese a todo, se trata de una película recomendable, siempre que el espectador asuma las casi tres horas sentado en la butaca. Por favor, ¡qué alguien encuentre las tijeras!


lo mejor Lo mejor de "El curioso caso de Benjamin Button"...

La forma en que avanza la relación entre los protagonistas que, aunque previsible, llega al espectador. La transformación de Pitt y Blanchett a lo largo de toda la película.

lo peor Lo peor de "El curioso caso de Benjamin Button"...

La duración. Casi tres horas es demasiado para lo que tiene que ofrecer la película. Lo convencional que resulta este producto para un director como Fincher, al que tenía por poco convencional.

Critica de "El curioso caso de Benjamin Button" publicada el 2009-02-23
Ver más críticas de Taliesin


Otras criticas de El curioso caso de Benjamin Button

Ver todas las críticas de