Crítica de Happy feet

"

Tremenda película de animación que no dejará indiferente a nadie. Podremos emocionarnos, alegrarnos, reirnos, jalear, cantar y bailar sin ningún tipo de rubor. Anímense, lo pasarán bien."

 


Tito Chinchan por Tito Chinchan


cartel de Happy feet

Director: George Miller
Estreno: 2006-12-05
Genero: Animación

Llegan las navidades y las productoras sacan sus mejores galas para llenar los cines con nuestros pequeños retoños. Lo malo, en muchos casos, que se centran en livianas peliculillas, que no incitan al público adulto a acompañar a sus hijos. Con esta película has conseguido una mezcla que no tengo nada claro que convezca a mayores ni a niños. Para niños creo que da algo de miedo y los mayores no están receptivos a recibir varapalos. En fin.

La película trata sobre un pingüino emperador que, aun siendo huevo, se le cae a su padre. Por este motivo nace con una peculiaridad, no sabe cantar como el resto de su especie, pero tiene un don para el baile. En la sociedad en que vive no está nada bien visto, y es marginado y discriminado. Un día, por azares del destino, conoce a otro tipo de pingüinos, que se comunican de un modo distinto.

Me ha encantado esta grabación, y por varios motivos. Por un lado, la calidad gráfica es impresionante, rozando la perfección. En muchos momentos, se puede dudar si vemos una cinta de animación o un curioso documental. La banda sonora, aspecto que nunca menciono, me ha resultado muy adecuada, de esas que obligan a tu compañero de butaca a llamarte la atención para que dejes de seguir el compás con el pie. El argumento no es nada flojo, pasando de una película estilo Billy Elliot hasta terminar con la épica del Señor de los Anillos.

Para terminar, me gustaría resaltar dos aspectos que la hacen una película muy especial, la sútil (bueno, no, es sutil) crítica que hace a las religiones organizadas y jerarquizadas, y por otro lado el repaso que da a los seres humanos en cuanto al mantenimiento de los recursos naturales y cuidado de la naturaleza. Muy grande. Uy, que no se me olviden los amiguitos "cubanos" que encuentra, que tienen unos diálogos para oir a parte.

Resumiendo, tremenda película de animación que no dejará indiferente a nadie. Podremos emocionarnos, alegrarnos, reirnos, jalear, cantar y bailar sin ningún tipo de rubor. Anímense, lo pasarán bien.