Crítica de Star trek, la película

"

No deja de ser, a pesar de ello, una película contundente en la construcción del sueño que buscamos cada vez que recurrimos a la ciencia ficción. Empezamos a navegar hasta que encontramos una nueva forma de vida."

 


José A. Peig por José A.


cartel de Star trek, la película

Director: Robert Wise
Estreno: 1979-12-16
Genero: Ciencia Ficción

Año 1979. Nacía una saga cinematográfica - de la cual hoy empezamos a dedicarle un análisis breve, con la mirada puesta en la nueva película del imprevisible J.J Abrams - basada en una idea original de Gene Roddenberry que fue explotada con gran éxito en los años 60 en forma de serial televisivo, probablemente la mayor leyenda de la pequeña pantalla y la que supuso un modelo estandar (vulgarización, dirían algunos) para la ciencia ficción, popularizando el sueño del viaje a las estrellas, hasta entonces solo valorado por un puñado de aficionados.

Star Trek, The Motion Picture, como indica el subtítulo, quería ser una gran película de ciencia ficción, autónoma y no lastrada por su precedente televisivo. Contrataron a un artesano como Robert Wise para dirigirla y se inspiraron en un relato de Alan Dean Foster, experimentado autor en la materia. Toda la esencialidad de su Imagen viene en el prefacio incluido en el nuevo montaje del director que llegó a las vitrinas del DVD hace unos años. Pantalla oscura y flujo en retroceso de un mapa estelar, como si el espectador estuviera situado en la popa de la nave en un viaje espacial, con la inolvidable partitura de Jerry Goldsmith. Tras el logo de la Paramount, los créditos exhiben la fuerza épica que pretende ser vehículo idóneo para un relato centrado en las cuestiones filosóficas que son el motivo de este género. Es fundamental la secuencia en la que se nos presenta la gran nave Enterprise, desde la perspectiva del comandante Kirk acompañado por Scott a bordo de un pequeño vehículo de trasbordo. Durante mucho tiempo se ha criticado la excesiva parsimonia de Wise en la ejecución de la secuencia, pero lo cierto es que es un modo de presentar gradualmente a la gran nave mediante la escrupulosa secuenciación de planos que en principio solo dejan entrever algunas partes de la Enterprise para luego eclosionar en los planos que abarcan su totalidad, un sugestivo acercamiento del espectador hacia la nave en cuyo interior se desarrollará todo el drama y - de la mano de estos personajes - contemplará otros mundos. Mundos reales y mundos imaginados en la memoria de Veger. El desarrollo de la historia camina hacia una reflexión sobre Dios y la necesidad de trascendencia que hace converger los destinos de las piezas principales. Mr. Spock alcanza una comprensión más allá de la fría lógica, y la humanidad de Ilia y su amante son la muestra de sentimientos que utiliza Veger para comprender el misterio de su creador. Ciencia ficción y temática de alto voltaje. En base a esto, podemos afirmar que muchas producciones actuales, todas ellas productos fallidos - sustentadas en un mejor presupuesto que les ha permitido lucir la calidad de sus efectos especiales - pueden tomar ejemplo de la eficaz estructuración de cada elemento dramático de la historia.

No obstante, carece del empaque necesario en relación a cómo se define el producto (se queda en un punto inconcluso entre la imitación al original y el intento de ser una obra autónoma) y, sobre todo, le falta constancia en la construcción de diálogos. Esta es una historia de escenario único y de presencia constante de los perfiles que son la pantalla en la que ver reflejada los sucesos y los significados, y los personajes desprenden demasiado a menudo una apatía que perjudica a la potencial fuerza dramática del relato, en concreto debido a la plúmbea definición de las relaciones que se establecen entre los distintos personajes. No deja de ser, a pesar de ello, una película contundente en la construcción del sueño que buscamos cada vez que recurrimos a la ciencia ficción. Empezamos a navegar hasta que encontramos una nueva forma de vida.

Critica de "Star trek, la película" publicada el 2009-04-16
Ver más críticas de José A. Peig