Crítica de Star trek III: en busca de spock

"

Desgraciadamente, esta forma de elaborar la ciencia ficción empezó a morir hacia el final de los años ochenta y muchos cinéfilos empezaron a olvidar el encanto de esos momentos y de un tipo de cine acomodado en sus flaquezas y su simplismo. Pero lo "

 


José A. Peig por José A.


cartel de Star trek III: en busca de spock

Director: Leonard Nimoy
Estreno: 1984-06-03
Genero: Ciencia Ficción

La separación entre James Kirk y Spock es el pulso dramático que motiva la acción hacia la secuencia final que muestra el reencuentro entre los dos amigos. La primera imagen - revisión del conocido final de The Wrath of Khan - vaticina el sentido de este producto, trivial en cuanto al planteamiento de situaciones concretas, pero no exento de una mirada emotiva que alumbra la psicología de los personajes, específicamente en su valoración de la amistad y el cumplimiento del deber incluso por encima de los protocolos oficiales, de las creencias propias y del apego a objetos y personas. El mérito de esta película radica en haber logrado la expresión más emotiva sobre la amistad que une a los dos personajes principales mediante la ausencia de uno de ellos durante la mayor parte del filme hasta que llegamos a la secuencia resolutiva, con un Spock renacido que rememora junto a Kirk los últimos instantes de su vida pasada. Pocas veces una película de este género le ha hecho tanta justicia a su título, pues el periplo de búsqueda de Spock supone, por un lado, descubrir el error inducido en el proyecto génesis que produce la inestabilidad atmosférica en el conocido planeta, estableciendo la correspondencia entre la degeneración de éste y el envejecimiento acelerado sufrido por la criatura regenerada a partir del cuerpo de Spock. La acción de buscar a Spock es una necesidad espiritual en Kirk y una evocación de los peligros de la ciencia, sobre todo en este tipo de relatos que vinculan los sentimientos que mueven a los personajes con un espacio exterior alterado por los sueños tecnológicos de aquellos. No en vano Spock solo será rescatado in extremis tras la definitiva destrucción del planeta Génesis. Es un punto central de la ciencia ficción que aquí tiene una expresión basada en la simpleza psicológica de los perfiles secundarios y el recurso a la mística y a los poderes sobrenaturales, dejando ese regustillo a folletín que encaja perfectamente con ese trazo de los personajes centrales que en algunas secuencias lucen una impagable sinceridad que se traduce en profundidad dramática ( por ejemplo, el momento en el que Kirk, Chejov y Scott pronuncian sus respectivas consignas dirigidas hacia la computadora de la Enterprise para que inicie la autodestrucción de la nave ) y en otras un sentido del humor muy oportuno cuando se trata de reflejar la camaradería que une a los miembros del grupo.


La Imagen del espacio exterior y de los objetos que posibilitan su recorrido es el principal atractivo visual en este tipo de películas cuando la calidad fotográfica unida a una adecuada estructuración de la historia estan presentes. Pequeños momentos como la llegada de la Enterprise a la estación espacial, el posterior secuestro a la nave y la huida a través de las compuertas de la susodicha estación que se abren hacia las estrellas, las doradas panorámicas de Vulcano que evocan un sueño crepuscular o - sobre todo - una Enterprise agonizante que arrastra y dibuja una estela sobre el cielo infernal del planeta Génesis, al tiempo que James Kirk se lamenta ante esa visión y uno de sus camaradas nos recuerda que morir y sacrificar es un acto de valor y determinación para poder seguir el cauce de la vida. Desgraciadamente, esta forma de elaborar la ciencia ficción empezó a morir hacia el final de los años ochenta y muchos cinéfilos empezaron a olvidar el encanto de esos momentos y de un tipo de cine acomodado en sus flaquezas y su simplismo. Pero lo valioso es la singularidad de esos retazos de ensueño sideral hechos de puro placer por la imagen .

Critica de "Star trek III: en busca de spock" publicada el 2009-04-16
Ver más críticas de José A. Peig