Crítica de Sicko

"

Cinematográficamente hablando Michael Moore no renuncia a convertirse en parte de la historia forzando algún buen número de situaciones para poner en entredicho cualquier tema que elija."

 


Ana Belén Pacheco por Ana Belén


cartel de Sicko

Director: Michael Moore
Estreno: 2009-04-30
Genero: Documental

Contra todo pronóstico y después de haber cambiado fechas de estreno cerca de un millón de veces el documental rodado por Michael Moore allá por 2007 llega a España a las salas comerciales. En esta ocasión el escarizado director de documentales ha decidido poner el ojo y la cámara en el sistema sanitario americano para darle un buen repaso a su “estilo”.

No es un secreto que los americanos tiene el sistema más poco viable de seguridad sanitaria del mundo y que ni siquiera con un buen seguro te pueden garantizar que no tengas problemas en caso de que tengas algún problema grave de salud. Hasta las narices de ver dramas sobre esto en televisión o cine no nos pillará de sorpresa que se le antojase muy sencillo al orondo americano poner varios ejemplos desde todos los puntos de vista del conflicto de personas que han acabado muy mal gracias a las negligencias de empresas de salud o a los intereses de las compañías de seguros.

Cinematográficamente hablando Michael Moore no renuncia a convertirse en parte de la historia forzando algún buen número de situaciones para poner en entredicho cualquier tema que elija. De ese modo es capaz de fletar barcos para llegar a Guantánamo, colar todo un puñado de americanos en el sistema sanitario cubano, grabar las capacidades de invención de los americanos para ser operados en Canadá y darse además un buen paseo por Europa para descubrir tan sólo trivialidades de Francia o Inglaterra.

Por supuesto las conclusiones son "sus" conclusiones lo cual nos deja una buena cantidad de frases memorables como cuando pregunta “cuanto cuesta un bebe” o comenta “que su gobierno no le hace la colada”. Pero a parte del entusiasmo o tirria que pueda provocar el señor Moore no hay mucho de novedoso en esta película.

Michael Moore, que parece dispuesto a mosquear a todo el mundo, tuvo sus más y sus menos con la Disney cuando decidieron que aquella cinta sobre el 11 S no era precisamente lo que querían distribuir (a través siempre de su filial Miramax), y ahora para devolver el buen rollo en su incursión a la medicina americana se pueden adivinar varias canciones de clásicos Disney como ¡¡Pesadilla Antes de Navidad!! El resultado es una banda sonora surrealista.

Cierto es que Mooore no es santo de mi devoción y que normalmente sus planteamientos cinematográficos y políticos pueden resultar cuestionables. Pero algo es indudable, no se le puede quitar la razón a sus paranoias.