Crítica de Sicko

"

La fórmula no es ya tan efectiva"

 


Federico Casado Reina por Federico Casado


cartel de Sicko

Director: Michael Moore
Estreno: 2009-04-30
Genero: Documental

A Michael Moore ya se la acabó el chollo. Con los Republicanos y George W. Bush fuera del gobierno...¿ahora de quién va a hablar? ¿De Obama, que parece que va a solucionar todos los problemas que Moore criticó? A pesar de todas su desvergonzadas visiones de problemas efectivos en Estados Unidos (como la venta de armas a adolescentes, la Guerra de Irak...) hay una orientación política clara, que llega a convertirse en demagógica, por mucha sátira que le ponga el orondo realizador. Vamos, que se le ve el plumero, la mayoría de las veces, aunque en realidad, tenga razón (o no) en lo que dice. Ya sabíamos del negociazo que las aseguradoras y la medicina privada tenían montado -ojo, no solo en Estados Unidos, sino en casi todo el mundo, España incluida- y ahora esta es la siguiente piedra de toque para Moore. Supuestamente, claro, porque en realidad, Moore a quien vuelve a criticar -igual que en "Bowling for Columbine", o "Fahrenheit 9/11" es a Bush, la bestia negra de sus desvelos y el motivo -seguramente- por el que se ha dedicado a hacer documentales, a tenor de que es su leitmotiv casi permanente. Utilizando la misma narrativa que en sus documentales anteriores, en "Sicko" ha sucedido lo mismo que en en "Fahrenheit 9/11", solo que mucho más pronunciado: la gente se aburre. Cuando se plantea una y otra vez el mismo tema, desde varios ángulos, y no se ofrece nada más que eso... poco interés se llega a tener. Los casos médicos que cuenta en el film son verdaderamente escalofriantes, y llega uno a plantearse la poquísima humanidad que puede haber en un país salvajemente capitalista, en el que solo los ciudadanos con dinero tienen derecho a las atenciones básicas. Pero mucho me temo, que eso va más allá de los gobiernos que los norteamericanos tengan, ya que las políticas sociales al parecer son para ellos como algo "comunista": el mismo carácter anglosajón es el que fomenta el "sálvese quien pueda", importandole tres narices al que tengas al lado. A ver lo que hace Obama con sus nuevos planteamientos en sanidad, política exterior, política social y preocupación por el medio ambiente. En cualquier caso, esa socarronería, ese intento de destapar lo que ya muchos sabíamos, no funciona con la misma efectividad: es demasiado evidente la tendencia de este director. Curiosamente, uno de sus "hijos" en este género Norman Spurlock, si que habló de una manera mucho más efectiva y caustica sobre la comida rápida en "SuperSize Me", con una mucho más ágil narración y una mucho menos especulativa visión de la realidad que quería contar. Moore debería bajar ese tono mordaz, sobre todo porque ya le vemos los colmillos y a quién quiere morder. Y ya que estamos hablando de salud... ¿no se ha planteado adelgazar un poco?