Crítica de Sicko

"

El país más poderoso no cumple con otorgarle salud de calidad a cuarenta y cinco millones de personas. Es la nueva denuncia de Moore al saliente Bush"

 


David Lizana por David Lizana


cartel de Sicko

Director: Michael Moore
Estreno: 2009-04-30
Genero: Documental

Moore a veces traspasa sus propios límites para ir en la cacería del ya retirado Geoge W Bush. Si antes las emprendió con la teoría de que la dinastía del presidente esta ligado fuertemente con los Bin Laden ahora la emprende con un dato no menor acerca de los cuarenta y cinco millones de norteamericanos que no tienen seguro de salud de calidad. Un tema que no es ajeno a las grandes potencias ni a países en vías de desarrollo donde la salud por lo demás también es un negocio. Impactan algunos testimonios como el hombre que trabajo para compañías alejando a los potenciales personas que pudiesen costar dinero a las instituciones de salud. La acidez y a veces humor negro comparando los sistemas de previsión de Canadá, Inglaterra y Francia, con el de su propio país generan diferencias gigantescas y más solidarias. El que no paga no tiene salud  y punto, parece gritar este documental que tiene algunas secuencias notables y sin duda llama a la reflexión tanto de ciudadanos como de autoridades que poco y nada hacen para cambiar la suerte de muchos. Donde verdaderamente se arriesga es cuando descubre que hay un lugar  de EE.UU. donde la salud es gratuita y ese es la base de Guantánamo, Moore traslada a hasta allá en lanchas a un grupo de personas enfermas como resultado de haber participado en las operaciones de rescate de los atentados del 11 de septiembre para que reciban el mismo tratamiento que los prisioneros ahí confinados. Ante la negativa de las autoridades estadounidenses, el grupo pide ayuda a Cuba, que les ayuda y les proporciona gratuitamente la ayuda que se les niega en su propio país por no poder pagársela. Un golpe que hasta hoy le cuesta dar explicaciones a su gobierno. Hay que verla pero con el prisma de la subjetividad tan propia de este realizador que ahora que no tendrá a su archienemigo Bush donde a lo mejor deberá reciclarse. ¿Hará lo mismo con Obama?.